¿Cuántas cervezas puedo tomar antes de dar positivo? La Guardia Civil responde

¿Cuántas cervezas puedo tomar antes de dar positivo? La Guardia Civil responde

La Guardia Civil explica la cantidad de alcohol máxima que se puede beber antes de superar la tasa de alcohol permitida

A las puertas de los festejos de Navidad: cenas familiares, comidas de empresas, comilonas con amigos… la Guardia Civil ha realizado una publicación en su perfil de Twitter en la que recuerda las tasas de alcoholemia de las bebidas más comunes.

Las fiestas de Navidad suelen ser un sinónimo de excesos tanto en la comida como en la bebida, por lo que la Benemérita ha divulgado una serie de consejos en su cuenta de Twitter, partiendo de que lo más recomendable es no tomar alcohol antes de conducir.

De acuerdo con la legislación actual, no se puede superar los 0,5 gramos por litro en sangre, excepto en los conductores noveles donde la tasa baja al 0,3. En la tabla (ya recogida en catálogo didáctico editado por la DGT) y que ha vuelto a poner en circulación la Guardia Civil se puede comprobar la tasa de alcoholemia según el tipo de bebida, la cantidad y el sexo.

En este cuadro puedes ver todos los detalles, en gramos por litro en sangre:

Así, dos tercios (0,33 litros) de cerveza provocarán un claro positivo en las mujeres, con un peso de entre 50 y 70 kilos; y será un muy probable positivo para los hombres de entre 70 y 90 kilos.

En el caso del vino, dos copas (0,10 litros), causarán un positivo en las mujeres y 0,4 gramos en los hombres. Un solo combinado (0,50 litros), por ejemplo, es un positivo casi seguro para las mujeres.

Mitos y falsas creencias

La DGT (Dirección General de Tráfico), por su parte, recuerda que el alcohol es uno de los factores de riesgo más frecuentemente implicados en los accidentes de tráfico. Se ha llegado a calcular que de cada 100 accidentes mortales, el alcohol está implicado de uno u otro modo en entre 30 y 50 de ellos.

También son muchos los mitos y las falsas creencias que circulan en torno a la tasa de alcoholemia. Cualquier alcoholemia por pequeña que sea, puede alterar la capacidad de conducir, incrementando el riesgo de accidente.

Son muchos los factores que influyen sobre tasa y en la velocidad con la que se alcanza: la rapidez con la que se ingiere la bebida, las características del alcohol que se toma, tener el estómago lleno o vació, la edad, la hora de día…

También hay que tener en cuenta la curva de la alcoholemia, que se basa en que el alcohol puede empezar a detectarse en la sangre a los 5 minutos de haberlo ingerido y alcanza su máximo nivel entre los 30 y 90 minutos siguientes.