La mitad de las mujeres africanas no saben leer ni escribir pero mantienen a la familia

La mitad de las mujeres africanas no saben leer ni escribir pero mantienen a la familia

Son las encargadas de cosechar, preparar la comida, cuidar de los menores y los ancianos… Datos ofrecidos por Misiones Salesianas.Nacer mujer en África es “tener muchas posibilidades de no ir a la escuela, de ser pobre y de ser madre muy joven”

Cerca del 50% de las mujeres de África no saben leer ni escribir y son las encargadas de mantener a su familia, las que van en busca del agua, las que cosechan, preparan la comida, cuidan de los menores y los ancianos, según indica Misiones Salesianas, que quiere destacar el papel de la mujer africana como “columna vertebral” de la familia y “motor de desarrollo”, con motivo de la celebración del Día de África este viernes 25 de mayo.

Nacer mujer en África es, según precisa la entidad religiosa, “tener muchas posibilidades de no ir a la escuela, de ser pobre y de ser madre muy joven“. “Los hombres cuando llegan a casa quieren que los niños estén acostados y la cena puesta”, explica Moukpe, que vive en Atchangbade (Togo). Esta mujer de gran sonrisa y alguna arruga, saca adelante a su familia con un pequeño huerto del que vende lo que cosecha. “Soy una mujer con suerte. Ahora, en el mercado no me engañan”, puntualiza.

Moukpe fue una de las 50 primeras mujeres que empezaron los cursos de alfabetización para la mujer rural puestos en marcha desde el Centro Don Bosco de Kara. A día de hoy, más de 1.000 mujeres reciben una educación elemental gracias a este proyecto. “Desde entonces somos muchas las mujeres que participamos en las asambleas comunitarias, porque también tenemos cosas que decir”, añade.

La portavoz de Misiones Salesianas, Ana Muñoz, precisa que educar a una mujer es educar a un pueblo. “Las mujeres son muy trabajadoras y debido a las cargas familiares muy responsables. Así, la ayuda que reciben va a mejorar no sólo su vida, también la de sus hijos y la de su pueblo”, explica.

Sobre la “cabeza” de las mujeres africanas está el peso familiar, pero también en sus manos se encuentra el desarrollo de sus comunidades y la lucha contra la pobreza. “Fortalecer el papel de la mujer en África es uno de los trabajos que estamos llevando a cabo, sobre todo, a través de la alfabetización y la formación profesional de las jóvenes”, afirma Muñoz.