Atarfe anecdotario: 1812. LOS ATARFEÑOS CONTRARIOS A LA INVASIÓN FRANCESA Y AL REINADO DE PEPE BOTELLA

Atarfe anecdotario: 1812. LOS ATARFEÑOS CONTRARIOS A LA INVASIÓN FRANCESA Y AL REINADO DE PEPE BOTELLA

Hoy, pasados 206 años de la firma del decreto de Josef Napoleón, repetimos la anécdota histórica de Atarfe que fue publicada el día 02-10-2015, curiosidad que por error nuestro borramos de la web, volviéndola a editar el día 08-06-2016 en nuestro blog “Atarfe Anecdotario”.

¡Ya pagará el francés el vino que se bebió! Debido a las injustas acciones de los franceses, esta ocurrencia popular recorría a fuego y borbotones por las venas encendidas de los españoles, y concretamente de los “atarfeños”; los cuales demostraban una vez más que la “batalla la Higueruela”, se podría repetir con los “gabachos”, dando si fuere necesario la propia vida, como ya lo estaban demostrando.

Todos sabemos que los atarfeños, en su mayoría, eran contrarios a la invasión.

Tal circunstancia ponía en peligro la estabilidad que pretendían establecer los generales franceses. La rebeldía Local obligó, entre otras medidas, a que el día 27 de mayo de 1812, el entonces rey de España José Bonaparte, popularmente conocido por “Pepe Botella”, dictara un decreto (entre otras poblaciones afectó a la de Atarfe), de creación de media compañía de “milicia cívica”, a cuyo mando en nuestra localidad puso a un Capitán y un Subteniente.

La milicia cívica, lamentablemente, se componía de españoles afrancesados cuyos conocimientos de la localidad y sus vecinos ayudaban a las tropas francesas en los altercados con los paisanos y guerrilleros.

Nuestros cariñosamente llamados “Maestros de Escuela”, de pequeños a todos nos enseñaron que las tropas francesas entraron en Granada el día 28-01-1810. Hoy también sabemos, que por carencia de determinación, miedo y quizás falta de identidad nacional, la Ciudad fue cedida sin oponer resistencia al abuso del invasor. Esto provocó en los foráneos maltrecho dolor, el mando francés se mostró tiránico y sin escrúpulos con la población en general; mermó su economía consiguiendo dejarla totalmente agotada. Peor aún, destrozó y robó gran parte de la cultura granadina, demostrando tener mentes carentes del mínimo número necesario de neuronas capaces de distinguir a la persona del animal.

Ejemplo de las aberraciones y atrocidades realizadas serían el destrozo y saqueo del Monasterio de San Jerónimo, el latrocinio en los estamentos civiles, militares, religiosos y particulares, el robo de 2 millones de reales de las arcas institucionales, la petición bajo amenaza en un plazo de 8 días de 5 millones de reales, el requiso efectuado a la población del ganado, trigo, pan y efectos de valor. Para cubrir las necesidades de descanso de sus tropas le robaron a la población 10.674 camas con mudas y almohadas.

Debemos decir que estas barbaridades se producían igualmente en los pueblos cercanos, entre ellos el nuestro.

Para asustar a los vecinos de la Capital, la artillería francesa en un principio desplegó 30 cañones en la Alhambra. En la segunda quincena de mayo de 1810, obligaron al Consistorio a comprar y pagar 540 reales por la bandera francesa que ondeó en la Alhambra.

La noche del día 15-09-1812, pretendieron dinamitar enteramente la Alhambra. Completaron su marcha de Granada el día 16-09-1812, arrasaron por donde pasaron. Desdichadamente parte de su traslado fue por Atarfe.

El justicia de Chauchina, en oficio remitido a la Autoridad decía: con fecha 19 de septiembre el pueblo está apurado de víveres y forraje a causa de los 9 días que estuvo en el pueblo la tropa francesa, que exigían 3.000 raciones diarias, sufriendo saqueo y latrocinio, habiéndose quedado sin ningún ganado. La autoridad de Atarfe, con fecha 19-09-1812, expidió oficio cuyo contenido era de la misma naturaleza que el anterior.

Para saber más:
Diario de Madrid.
Historia de Granada. Autor L.A.M. Paris 1852
Invasión Francesa, N.H. autor V.F.D.P.

© del texto y fotografías, el autor.