Portugal se acerca a los países nórdicos en políticas de conciliación

Portugal se acerca a los países nórdicos en políticas de conciliación

Unicef pide a las naciones ricas que inviertan en la infancia y en medidas familiares

Todos los países ricos, incluso los nórdicos, tienen deberes pendientes en cuanto a la conciliación familiar y laboral. Bajas pagadas y obligatorias para madres y padres, eliminar barreras empresariales para que los hombres disfruten de su permiso, garantizar el acceso de todos los niños a una educación infantil asequible y de calidad o cubrir el periodo que va de las bajas parentales al comienza la escolarización son algunos de los campos de mejora. Unicef compara, en un informe publicado este jueves, las políticas de 41 países de la OCDE y la Unión Europea. Lo encabezan, sin que suponga ninguna sorpresa, Suecia, Noruega e Islandia, seguidos por Estonia y Portugal, mientras que España figura en el puesto 14. 

El estudio ¿Son los países ricos más favorables a las familias? Análisis de las políticas de conciliación en la OCDE y la UE compara cuatro indicadores, claves para el desarrollo de los más pequeños: la duración de los permisos pagados de maternidad y paternidad; el porcentaje de niños que asiste a la escuela infantil en dos franjas de edad, menores de tres años y entre tres y seis años; y la edad de escolarización obligatoria. De los 41 países analizados, 10 han quedado excluidos de la clasificación al no disponer de datos comparables en alguno de los parámetros, entre ellos Estados Unidos. Ningún país alcanza el nivel más alto en los cuatro indicadores.

El estudio no utiliza las semanas totales de permiso de cada progenitor, sino que calcula el tiempo en función de lo que se cobra, por ejemplo, si la madre tiene derecho a 20 semanas pero solo le pagan el 50% del sueldo, el dato que se utiliza es de 10 semanas. Con este ajuste, Suecia, que encabeza el ranking con altas tasas de escolaridad temprana (51% hasta los tres años y 97% después de los tres), ofrece 10,9 semanas de permiso en exclusiva para el padre y 35 semanas de permiso para la madre.

Estonia, la cuarta en la clasificación general, ofrece la mayor baja destinada a la madre, 85 semanas. Es destacable la quinta posición que ocupa Portugal, con 20 semanas de permiso maternal,es decir, pagadas con el 1005 del sueldo, y 12,5 de permiso paternal; tiene, además, un 50% de menores de tres años escolarizados y un 92% de mayores de tres.

España solo destaca en la escolaridad de tres a seis años, con un 95%, que sitúa al país en la quinta posición en este parámetro. El porcentaje cae al 39% para menores de tres años (undécima posición). Y aún más rezagada en cuanto a la baja maternal, un parámetro en el que ocupa el puesto  27, con 16 semanas. El análisis no ha tenido en cuenta, sin embargo, las ampliaciones más recientes en el permiso de paternidad, que ya son ocho semanas desde el mes de abril, y que irán aumentando de forma progresiva hasta llegar a las 16 en 2021. España escalaría posiciones en este indicador si se hubieran tenido en cuenta estas reformas recientesy se situaría en el décimo puesto en la clasificación general.

En último lugar se sitúa Suiza, con solo ocho semanas de permiso maternal pagado, ninguna de paternidad, un 30% de niños menores de tres años escolarizados y un 66% de mayores de tres. Le siguen Grecia, Chipre, el Reino Unido e Irlanda. El informe hace mención especial a Estados Unidos, que no entra en el ranking por falta de datos, porque es el único país de la OCDE sin una baja maternal ni paternal pagada y obligatoria.

También destaca los casos de Japón y Corea del Sur, que tampoco entran en la clasificación, porque aunque cuenten con las licencias exclusivas para padres más largas (30,4 semanas y 17,2, respectivamente), en la práctica apenas se disfrutan. Así, solo el 5,14% de los padres japoneses se tomó el permiso en 2017. El 45% no lo hizo porque no quería, y otro 35% porque no pudo, debido a la falta de personal en sus empresas o el clima poco favorable a hacerlo. En Corea, tras una campaña de concienciación y un aumento de la paga, subió hasta el 17% el porcentaje de bajas de paternidad del total de permisos concedidos (2018). Sin embargo, el 60% de los padres coreanos se sienten poco cómodos solicitándola por miedo a que perjudique su carrera.

«Todos estos países son ricos comparados con el resto del mundo, así que pueden permitirse invertir en los niños y en políticas familiares», ha asegurado Yekaterina Chzhen, autor principal del estudio, citado por Reuters. «Algunos de ellos podrían quizás ser más eficaces y eficientes en su gasto en estas áreas», ha afirmado.

El informe forma parte de la campaña La primera infancia importa, lanzada hace tres años por Unicef.  “No hay momento más importante para el desarrollo del cerebro de los niños –y por lo tanto de su futuro– que los primeros años de vida”, ha asegura la directora ejecutiva del organismo, Henrietta Fore, según un comunicado. “Necesitamos que los Gobiernos ayuden a proporcionar a los padres el apoyo que necesitan para crear un entorno propicio para sus hijos pequeños. Y necesitamos el apoyo y la influencia del sector privado para que esto suceda”.

https://elpais.com/sociedad/2019/06/13/actualidad/1560428344_198649.html?id_externo_rsoc=FB_CC