Así es el nuevo radar ligero que ya se utiliza en España: ¿cómo funciona y multa?

Así es el nuevo radar ligero que ya se utiliza en España: ¿cómo funciona y multa?

El radar-pistola es un dispositivo portátil y ligero que funciona con un láser capaz de fotografiar a 1200 metros de distancia

La Dirección General de Tráfico (DGT) y varios cuerpos de seguridad españoles cuentan con uno de los radares más avanzados para detectar excesos de velocidad. Conocidos como ‘radar-pistola’, estos dispositivos son capaces de apuntar a un coche, identificar la velocidad y disparar la fotografía.

Este tipo de láser se puede instalar en cualquier punto, por lo que se suele colocar en lugares donde es difícil poner un radar convencional o aparcar un coche radar, como carreteras con muchas curvas o tramos urbanos. El dispositivo se compone de una cámara fotográfica, una batería y una pantalla digital, y se coloca sobre un trípode. El agente enfoca con el láser el punto que quiere controlar y el aparato va midiendo las velocidades y fotografiando a los infractores.

A diferencia de EEUU, donde los agentes apuntan al vehículo con el aparato como si de una pistola se tratase, en España estos radares se tienen que colocar sobre un trípode. Esto se debe a que, si se lleva el aparato en la mano, puede variar la velocidad capturada con sólo una pequeña inclinación. Además en España el conductor tiene derecho a ver la fotografía de la infracción y para ello se tiene que colocar una pantalla, lo que aumenta el peso del dispositivo.

El radar ‘TruCAM II’

Recientemente se presentó el modelo de radar-pistola ‘TruCAM II’ en Traffic, el Salón Internacional de la Movilidad Segura y Sostenible celebrado en Madrid. Este dispositivo es considerado el «más avanzado y compacto del mundo» ya que pesa un kilo y medio aproximadamente y tiene un tamaño reducido.

El ‘TruCAM II’ puede fotografiar en alta definición a vehículos que circulen a una velocidad de hasta 320 km/h a 150 metros de distancia. La distancia a la que mejor trabaja es entre los 14 y los 150 metros, aunque es capaz de captar la velocidad de los vehículos situados a 1.200 metros de distancia, algo que no había conseguido ningún dispositivo hasta el momento. Además de todo esto, tiene una batería que le permite operar entre ocho y diez horas. Fuentes de la Policía Local de Granada confirmaron a IDEAL que este cuerpo de seguridad cuenta ya con dos de estos radares.