¿Y por qué no un Erasmus en el campo? 100 jóvenes podrán hacerlo el curso que viene

¿Y por qué no un Erasmus en el campo? 100 jóvenes podrán hacerlo el curso que viene

El lugar de destino serán municipios con menos de cinco mil habitantes. En España, hay unos 6.800 municipios en esa situación. Cuando se instalen allí, los jóvenes podrán desarrollar diferentes proyectos, donde el abanico sería muy amplio

Los universitarios españoles se van a estudiar a Roma, París o Berlín. Pero ¿por qué no formarse en la España rural? Es la iniciativa que se pondrá en marcha el curso que viene: un centenar de jóvenes podrán hacer un Erasmus rural. El objetivo es que estudiantes de últimos años de Grado y Formación Profesional hagan prácticas en entornos rurales o en riesgo de despoblación, impulsando el crecimiento económico de esos territorios.

Teresa Ribera, vicepresidenta cuarta del Gobierno y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico explica que la clave es «consolidar una empatía emocional, como ha hecho el Programa Erasmus de la Unión Europea».

El lugar de destino serán municipios con menos de cinco mil habitantes. En España, hay unos 6.800 municipios en esa situación. Cuando se instalen allí, los jóvenes podrán desarrollar diferentes proyectos, donde el abanico sería muy amplio: «Pueden trabajar en una cooperativa, consolidar un proyecto de investigación arqueológica o acompañar en un centro de innovación a iniciativas de emprendimiento locales», explica Ribera.

Estos jóvenes, en definitiva, se instalarán por un tiempo en los puntos calientes de la despoblación en España. En uno de esos municipios que están intentando parar la despoblación vive Armando Soria. Es el alcalde de Urriés, en Aragón y puede presumir de haber revertido una tendencia negativa. «En 2015, teníamos 36 habitantes censados. Ahora, 51. La media de edad ha bajado de 75 a 45 años. La nueva población que ha venido quiere trabajar e invertir en el mundo rural», explica Soria.

En ningún momento han querido ofrecer techo gratis a los que quisieran instalarse, porque el alcalde cree que se trata de medidas desesperadas. Sostiene Soria que se trata de «pan para hoy y hambre para mañana» y está convencido de que esas medidas no evitan que, con el tiempo, esas personas vuelvan a marcharse.

Fernando Collantes, profesor de Historia Económica de la Universidad de Oviedo, cree que la opción de un Erasmus rural es positiva. Aunque reconoce que el efecto cuantitativo será limitado, cree que va en al buena dirección porque «no todo es dinero». Este investigador – uno de los mayores expertos en despoblación en España – explica que es un error obsesionarse con retener la población: «Si una férrea dictadura nos encerrara a todos en nuestros municipios y pusiera unos muros para que no pudiéramos salir, nuestro mundo rural seguiría despoblándose, por la edad de esa población. Se mueren. La clave es atraer a nuevos pobladores».

Entre esos nuevos pobladores, han jugado un papel clave los inmigrantes que han llegado a España en los últimos 20 años. Es el caso de Zita Kioreanu, que vive en La Almunia de Doña Godina, un municipio de ocho mil habitantes, en el que el 30% de población es inmigrante. La mayoría son rumanos, pero el censo registra hasta cincuenta nacionalidades diferentes. Ahora, ella es concejala del ayuntamiento, pero hace 20 años era una joven que llegaba de Transilvania con su hijo pequeño para reencontrarse con su marido, también rumano.

Empezó recogiendo cerezas y él encontró trabajo como transportista. Aunque al principio sí fue un cambio radical, cree que es la mejor decisión que tomaron: «Para mí el choque fue el clima. Ahora, todo lo veo bonito, precioso y mío. Siento que nací aquí».

Fernando Collantes explica que el caso de Zita Kioreanu no es excepcional y los inmigrantes han sido imprescindibles para la revitalización demográfica de la España rural. «Tenemos que estar muy contentos con la asimilación que se ha producido en las últimas décadas», concluye. Aunque los medios ponemos siempre el foco en la inversión, el alcalde de Urríes cree también que el mundo rural tiene que hacer una reflexión y sacudirse la carga peyorativa que tienen los pueblos. «Ha habido desidia institucional y mediática y nos han enseñado siempre la imagen del Paco Martínez Soria. El hijo que se quedaba en el mundo rural era el ‘perdedor’ Tenemos que decir que vivir en un pueblo es un privilegio», resume Soria.

 
FOTO: El Gobierno prepara un ‘Erasmus rural’ para que los jóvenes tengan su primera experiencia laboral en pueblos
 
https://cadenaser.com/programa/2021/03/30/hora_25/1617132156_673232.html