Que te gustaría enseñarle a tus hijos esta Navidad

Que te gustaría enseñarle a tus hijos esta Navidad

Las fechas navideñas son una gran oportunidad para fortalecer lazos, compartir y mejorar las relaciones entre la familia.  Es una de las épocas más bonitas del año, especialmente para los más pequeños y también lo puede ser para los padres si dejan a un lado la vorágne y el consumismo también muy típicos de este período, y toman conciencia de la gran oportunidad que tienen para educar y enseñar la importancia de ciertos valores a sus hijos.

Además de tener vacaciones, la mayor ilusión de los niños durante la navidad es el recibir regalos y la tan esperada carta a Santa Claus, Niño Jesús o Reyes Magos. Los padres suelen participar de esta tradición acompañando a sus hijos mayores o ayudando a los más pequeños que aún no saben escribir, a redactarla de una forma consciente y educativa, sin hacerles perder la ilusión que ello involucra.

Ayúdeles a hacer su carta junto a una reflexión optimista

Para que esta carta no se convierta en una interminable lista de juguetes o de articulos sin sentido, se les puede ayudar a hacer un pequeño examen de conciencia o autorreflexión sobre cómo ha sido su comportamiento durante el año, reconociendo tanto aquello que han mejorado, como esos aspectos que aún hay que corregir en el colegio, con sus padres, amigos y familiares.

Más allá de generar algun tipo de culpa en caso de que su comportamiento no haya sido el más adecuado, hay que animarles y mostrarles que cuando quieran y se lo propongan tienen la oportunidad de cambiar ese aspecto o conducta que requiere atención, promoviendo en ellos el optimismo, la calidad y la excelencia.  Para cerrar la carta, se les puede alentar a que escriban algunas intenciones y propósitos para el próximo año o buenos deseos referidos a otras personas.

Guíeles en su conciencia del consumo

Para aquellos niños que suelen pedir muchas cosas, es recomendable tomarse un tiempo antes de escribir la carta, para ayudarles y guiarles a reducir las opciones a no más de dos o tres juguetes.  Con esto favorecemos el pensamiento reflexivo en los niños así como una adecuada conciencia de consumo.

Regale juguetes acordes al desarrollo de habilidades, valores y educación que desea promover en su hijo

Por otra parte, si no desea que su casa se convierta en la feria del juguete el día después de navidad, es útil que dé alguna guía a sus familiares y amigos sobre que pueden regalarle al niño.  Los padres tienen la responsabilidad de cuidar los contenidos y objetos con los que están en contacto sus hijos, y los juguetes al ser un elemento importante de su día a día deben ir en consonancia con los valores y la educación que tratan de fomentar en el niño.

Para escoger un buen regalo o juguete, lo principal es considerar la edad y el estilo de personalidad del niño, para elegir el que mejor se adapte a él.  También es importante elegir aquellos que ayuden a promover la adquisición o reforzamiento de ciertas habilidades o destrezas que se encuentran poco desarrolladas.  En este sentido, existe una amplia variedad en el mercado; hay los que estimulan la lectura, creatividad e imaginación, fortalecen la atención, desarrollan habilidades motoras, o promueven el trabajo en equipo.  Al tener estos pequeños detalles en cuenta, se busca que el niño tenga un interés real por el juguete y valore el regalo recibido.

Enséñeles generosidad, solidaridad y reciprocidad

También es importante enseñarles que estas fechas no son únicamente para recibir, sino también para dar.  Teniendo en cuenta que recibirán nuevos regalos, las navidades son una muy buena época para hacer una limpieza junto al niño de aquellos objetos, juguetes y ropa que ya no usa y regalarla o donarla a organizaciones o personas que sí lo necesitan.  Esta es una excelente forma de enseñarles generosidad, solidaridad y reciprocidad, así como fomentar el desapego a cosas materiales o consonancia con los valores y educación que tratan de fomentar en el niño.

El mejor regalo para su hijo

Recuerde que el mejor regalo que le puede dar a su hijo es compartir tiempo de calidad con él y la mejor esnseñanza es la que usted da a través de su conducta y la coherencia entre su discurso y acciones.  Los padres son modelos constantes y la actitud que asuma durante estas fechas, las tradiciones y creencias familiares, serán recordadas y repetidas por su hijo cuando este sea adulto.

 Johana Bernardez

Licenciada en Psicología y Especialista en Psicología Clínica Comunitaria por la Universidad Católica Andrés Bello de Caracas, Venezuela. Máster en Terapia Familiar y de Pareja por la Universidad Pontificia Comillas y Especialista en Psicoterapia y Psicodrama por la Asociación para el Estudio de la Psicoterapia y Psicodrama, ambos realizados en Madrid, España.

Crecimiento Personal