El Gobierno andaluz repartirá un mínimo de tres millones en ayudas para obtener el B-1 de idiomas

La cantidad máxima que puede recibir un universitario es de 300 euros

El Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía ha dado el visto bueno a la decisión de la Consejería de Economía y Conocimiento de modificar los requisitos de ayudas a universitarios para la acreditación de competencias idiomáticas de nivel B-1 o superior, con el objetivo de simplificar el acceso y ampliar el número de beneficiarios. El presupuesto inicial para el presente año es de tres millones de euros, si bien será el Consejo Andaluz de Universidades el que fije las necesidades presupuestarias en función de las solicitudes. La aportación máxima que puede recibir un alumno es de 300 euros.

El nuevo procedimiento incluye a los estudiantes que hayan tenido la condición de beneficiario del Plan General de Becas del Ministerio de Educación durante algún curso del Grado que estuviera estudiando cuando solicitaron la ayuda, en lugar de ser requisito obligatorio durante el curso en que se pide. Actualmente unos 60.000 alumnos de enseñanzas superiores andaluces son becarios del Ministerio.

Asimismo, la ayuda se podrá obtener con independencia del curso en el que se consiguiera la acreditación de idiomas, siempre y cuando no se haya logrado otro incentivo público para la misma finalidad.

En 2015 la Junta fue la primera administración que implantó este tipo de ayudas, según ha destacado en rueda de prensa el portavoz del Ejecutivo andaluz, Miguel Ángel Vázquez. En esta convocatoria pionera se recibieron 5.100 solicitudes.