Las mujeres siguen encargándose de las labores domésticas

Las mujeres siguen encargándose de las labores domésticas

Cada pareja es un mundo, pero hay tradiciones difíciles de cambiar. El trabajo de la mujer en el hogar evoluciona poco a poco, quizás, demasiado poco a poco. Examinemos las labores domésticas de hombre y mujeres.

Las labores domésticas se distribuyen en España de manera cada vez más igualitaria. Desde dejar como los chorros del oro la cocina, hasta cuidar a los niños, cada día son más los hombres que han pasado de echar una mano en casa a repartirse las tareas del hogar de forma paritaria con las mujeres.
En España hay muchos padres que manifiestan un clara preocupación por el bienestar familiar y su labor dentro del hogar, aunque no saben muy bien cómo deben ejercer correctamente este papel. Además la mujer en muchas ocasiones no está muy dispuesta a ceder espacios en las tareas domésticas a los varones, porque les agrada mantener un control exhaustivo del hogar y de los hijos. Esto podría explicar cierto estancamiento en el camino hacia la igualdad, sin llegar a justificarlo.
En el Club Opinamos hemos consultado a 1.000 españoles mayores de 16 años, con procedencias y clases sociales diversas, para conocer cómo se repartían las labores domésticas en sus hogares.

La opción con mayor apoyo, un buen 43’1 % es la del reparto de tareas entre hombres y mujeres por igual. Una situación idónea que apenas alcanza a la mitad de la población, porque aún existe un gran 40’2 % de los hogares donde es la mujer quien se encarga más que el hombre de las labores domésticas. Incluso subsisten un 11’2 % de parejas, en las que son las mujeres quienes realizan este trabajo en exclusiva, por tan sólo un 2’2 % de hogares donde sólo los hombres se encargan de las labores domésticas.

¿Quién se encarga de las labores domésticas en su hogar?

Después de constatar que todavía es la mujer, quién por término medio trabaja más en el hogar, hemos querido indagar cuáles son las tareas que realizan más a menudo los varones españoles.
Hay datos realmente curiosos como que sólo un escasísimo 0’9 % de los hombres sean quienes cosen en casa o que tan sólo el 4’4 % se encargue de planchar. Existen otras tareas que realizan con mayor frecuencia como poner la lavadora o el lavavajillas, 16’9 %, fregar, 21 % y, sobre todo, cocinar, un buen 38’8 %.
Lamentablemente aún queda un grupo, en torno al 11’4 % de los hombres, que no realiza ninguna de las labores domésticas.

Desde luego, en nuestro país, falta un buen trecho para lograr la igualdad de tareas entre ambos sexos dentro del entorno doméstico. La preponderancia de la mujer puede ser fruto de la tradición y de un cierto deseo de control del hogar, pero, sin lugar a dudas, también del machismo que aún impera en buena parte de la sociedad española.