PREMIO 8 DE MARZO EN UGT

PREMIO 8 DE MARZO EN UGT

Los Premios «8 de marzo» 2016 de UGT Confederal, reconocen la labor de Mercedes Martín, ugetista granadina

Mercedes siendo muy joven vino de Motril a Granada a estudiar enfermería, después siguió con al formación de matrona en el Hospital clínico de esta ciudad. Al finalizar su formación y haber conocido al que seria su marido (Andrés) se fue a trabajar a un pueblo de Cataluña como matrona de cupo.

Lo que en esa época era la matrona rural, trabajando en condiciones precarias, sin medios y con un sistema sanitario donde apenas si se empezada a tener en cuenta los derechos en tema de salud reproductiva de las mujeres. Pasados unos años se fue a trabajar a un medio completamente diferente, el hospital de la Fe de Valencia. En la primera época en donde los partos pasaron de ser a domicilio al hospital, con una masificación de la atención, con prácticas muy medicalizadas y donde las matronas pasaron a ser «ayudantes» de los ginecólogos.

En esa época, en el año 1976, yo conocí a Mercedes realizando una formación, que para la época nos daba ya una idea del perfil y la línea de trabajo que sería su futuro profesional. La formación era sobre «Anestesia psicológica en el parto». Ella fue la matrona que se presentó voluntaria para que el formador probara con ella y ver si «eso», la anestesia psicológica,  funcionaba.

Mujer trabajadora, curiosa, estudiosa, ese era su perfil en esa época.

Unos años después de Valencia volvió a su tierra Granada. De nuevo trabajamos juntas. En esa época trabajó tanto en los servicios asistenciales: paritorio, planta de gestantes, urgencias como en la gestión. Y fue también en esa época donde yo conocí más su compromiso políticos y sindical.

Pero, trabajar no era suficiente para ella. También se implicó en la formación de las futuras matronas en la Unidad docente de Matronas de la Universidad de Granada donde impartió formación durante varios años. Para ella formar a las futuras profesionales era un compromiso.

No era suficiente su compromiso y así un día, ella y otra compañera me vienen a ver para decirme que habían estado en un congreso en Barcelona y creían que teníamos que crear la Asociación Andaluza de Matronas (AAM). Así, en frío, sin más. Pero con su tesón y su constancia no iba a dejar que le dijera que no.

Tres compañeras tomamos el compromiso de crear la asociación (AAM), estatutos, registros en los organismos competentes, etc.

Y la aventura empezaba. A partir de ese momento nos movimos por toda Andalucía, todas las provincias, visitamos hospitales, hicimos reuniones con las compañeras, en casa de unas y otras, a veces en los colegios profesionales. Fue realmente una aventura conseguir crear una asociación de la nada. Pero el compromiso fue con la profesión y desde el primer momento, con las mujeres. El colectivo de matronas es muy pequeño y nuestra arma profesional es nuestro trabajo con las mujeres.

Desde el primer día, con sus conocimientos del movimiento sindical y político contactamos con otras asociaciones de mujeres a través del Instituto Andaluz de la Mujer y la aventura profesional se convirtió en una aventura de defensa de los derechos de las mujeres.

Andalucía era pequeña para ella, y participó muy activamente, como miembro de la Junta directiva de la AAM, en la creación de la Federación de Asociaciones de Matronas de España (FAME).

Dejó el trabajo asistencial en el hospital para dedicarse más de lleno a su compromiso, no solo con las mujeres, sino también con todos los trabajadores del sistema de salud.

Mercedes es trabajadora, comprometida, estudiosa y creo que sus prioridades profesionales son: las matronas como colectivo, la defensa de los derechos de las mujeres todo a lo largo de su vida y el movimiento asociativo y sindical.