¿Es Granada objetivo del terrorismo islamista?

¿Es Granada objetivo del terrorismo islamista?

Pedro Baños, coronel en la reserva y especialista, dice que no hay que fiarse de unos «ecos mediáticos que no son reales» · De la Alhambra, añade, «no se ha hablado específicamente»

Vídeos, mensajes a través de redes sociales o desde el mismo móvil. Las supuestas amenazas que ciernen sobre Granada respecto al terrorismo islamista ubican a la ciudad en la palestra cada vez que se producen situaciones como las de París. La vulnerabilidad de una de las capitales más importantes del mundo tras los atentados del pasado viernes hacen florecer un recurrente miedo de parte de la población que se traduce en que la ciudad andaluza es, presuntamente, un objetivo de la barbarie.

Pero, ¿qué hay de cierto en ello? Pedro Baños, coronel en la reserva de Intantería y Diplomado de Estado Mayor, lleva más de 25 años de trabajo e investigación y se ha convertido en un experto sobre el terrorismo islámico y analista geopolítico: “En España el número de personas radicalizadas que pueden llegar a cometer actos violentos de esta naturaleza es diez veces inferior, teniendo en cuenta el número de la población, a los que hay en Francia y veinte veces inferior a los que existen en Bélgica”.

Por todo ello, en declaraciones a ahoraGranada, considera que la amenaza que hay en el país es “mucho más baja” que el que pueda haber en otros, aunque sin perder nunca de vista que “el riesgo siempre puede existir”, así como que “se lleve a cabo un atentado por cualquier perturbado mental”. Este especialista cifra en unas 130 las personas radicalizadas en España que han ido a combatir a Siria o Irak, mientras que en el caso de Francia el dato se sitúa en las 1.500.

A ello, añade Baños, hay que sumar las circunstancias “completamente distintas” que se dan en España, con “una sociedad abierta y tolerante” y en donde no ha habido “los problemas de integración de otros países”. Este coronel en la reserva lanza así un mensaje de “tranquilidad” porque hay “estupendos servicios policiales, de la Guardia Civil y servicios de inteligencia”.

La duda, entonces, está en saber por qué Granada es, aparentemente, el centro de la diana cada vez que se producen acciones terroristas como las del pasado viernes en París: “Cuando oigan declaraciones de personas que no son nadie, que en algunos casos proceden de la delincuencia y se han pasado al yihadismo reciente y que hagan afirmaciones de que van a conquistar Al-Andalus para acabar con el modo de vida occidental, son de soldados de base, peones, que aunque pueden ser voluntariosos en absoluto pueden ser posibilistas”.

Así las cosas, la ciudad granadina “no es un objetivo”. Baños reconoce que puede haber “algunos líderes árabes” que todavía sienten melancolía para recordar el pasado histórico de la ciudad andaluza y su vinculación musulmana, pero “si se le pregunta al 99,99% de los combatientes que hay en Irak o Siria quién fue el principal representante de ese Califato y dónde estaba, ninguno lo sabría”.

Por todo ello, este experto en terrorismo aboga por no fiarse de “unos ecos mediáticos que no corresponden con la realidad” porque “esta gente” carece de medios materiales como para “llegar a afectar de un modo sensible a la civilización y atacar”. Aunque insiste en que “siempre puede surgir algún loco o insensato”, recuerda que “atentar de modo grave, severo y que vaya a afectar al modo de vida, en absoluto”.

El papel de la Alhambra

El papel que juega la Alhambra también forma parte de los comentarios y bulos, desmentidos por la propia Policía, que circulan por teléfonos y redes sociales durante estos días.

Sin embargo, Baños argumenta que el monumento granadino “no es un objetivo” porque “en ningún sitio se ha hablado específicamente” del recinto nazarí y, aunque lo fuera, “no tienen ninguna capacidad”.

“Hablamos de un Estado Islámico, de unos 30.000 o 40.000 hombres con una instrucción básica y medios que no son muy potentes, no son enemigos ni para el más humilde de los ejércitos de la OTAN”, ha afirmado.

Los atentados de París, sin embargo, han constatado la vulnerabilidad de los estados occidentales a este tipo de acciones terroristas. ¿Cómo es posible entonces? “Ellos se protegen con las poblaciones civiles, no llevan identificación y es difícil atacarles. No es fácil acabar con ellos sobre el terreno”, ha argumentado este analista geopolítico, que considera que no se ha afrontado una “intervención más dinámica por las consecuencias geopolíticas” que ello pudiera acarrear.

La gran amenaza, en cualquier caso, es que “ellos” sigan planificando atentados terroristas, a pesar de las cuales “por más dolor” que produzcan, “las sociedades se recuperan y no afectan a su modo de vida”. La amenaza real de Occidente es para Baños “el terrorismo islamista”, que es una “ínfima minoría del mundo del Islam”.

“Este terrorismo islamista a quien ha mostrado lealtad es a quien tiene mayor eco mediático en el mundo. Si mañana despareciera el Estado Islámico, probablemente mostrarían su lealtad de nuevo a Al Qaeda o a cualquier otro grupo que surgiera. Es un fenómeno regional, sin capacidad ninguna de salir de este ámbito”, ha concluido.

http://www.ahoragranada.com/noticia/es-granada-objetivo-del-terrorismo-islamista/