Granada se rebela contra el indignante acuerdo y a favor de los refugiados

Granada se rebela contra el indignante acuerdo y a favor de los refugiados

Granada expresó  su rechazo contra el indignante acuerdo que negocia la Unión Europa con Turquía para cerrar la puerta a los refugiados con una numerosa concentración ante las puertas de la Subdelegación del Gobierno.

Silencio, música de violín y una performance para solidarizarse con los refugiados sirios y decir no al acuerdo que hoy debe ratificar el Consejo de Ministro Europeo.

La ciudadanía de Granada, acostumbrada a expresar su solidaridad con todas las causas, no faltó anoche a una cita especial que, en apariencia tan lejana, como la causa por los refugiados sirios, llega a los corazones porque es asunto de humanidad.
¿Y si fuera usted quien huye de la guerra, del hambre y la desesperanza? ¿Qué pensaría si le cerraran la puerta de una mínima esperanza? ¿Acaso los españoles no lo padecimos?
Más de 35 colectivos sociales integrantes de la red de ayuda a los refugiados, los sindicatos UGT, CCOO y CGT y los partidos PSOE, IU, Podemos o Equo estuvieron presentes en una concentración en la que se rechazó el acuerdo con un silencio profundo, puede que porque las palabras, a veces, son inútiles ante tanto despropósito, música y una bella performance.

Hermosa música para rechazar el acuerdo. Miguel Rodríguez

De un trío de cuerda jóvenes concertistas sonaba la banda sonora de ‘La lista de Schindler’. Y de la música parecía proyectarse en la mente de los asistentes el drama de los refugiados que, además, se pudo contemplar en una bella y dramática performance en la que se recreó el mar y las víctimas. Empapadas, muertas de frío y sin saber qué va a ser de ellas. Así han llegado a territorio europeo más de 30.000 personas refugiadas, que están viviendo un infierno.

Performance en solidaridad con los refugiados. Miguel Rodríguez

Consignas contra el acuerdo pero, sobre todo silencio. Un sonoro silencio que dejaba con rotundidad el rechazo a un acuerdo inhumano, degradante, vergonzoso, indigno.

Durante el día, partidos y colectivos anunciaron acciones para combatir el acuerdo que algunos ayuntamientos ya han aplicado. Como Dehesas Viejas, Peligros o La Zubia, al retirar como gesto simbólico pero con toda la carga la bandera europea.

Un rechazo por inhumano. MIguel Rodríguez

Desde el PSOE, la secretaria de Política Municipal del PSOE de Granada, Olga Manzano, anunció por la mañana que elevarán mociones en los ayuntamientos de la provincia y en la Diputación para rechazar el “cruel” preacuerdo alcanzado entre la Unión Europea y Turquía sobre los refugiados.
Manzano aseguró que “no podemos permanecer de brazos cruzados ante el drama que asola Europa y ante las miles de personas que sufren los efectos del hambre y las consecuencias de la guerra”.

‘Un acuerdo que atenta contra los derechos humanos’. Miguel Rodríguez

IU presentó, por su parte, un plan de acción por los derechos de los refugiados y contra el pacto entre la UE y Turquía que incluye, entre otras acciones, una moción dirigida a los ayuntamientos andaluces y diputaciones provinciales. Un pacto, que desde IU han convenido denominar “de la vergüenza” y que, lamentan, “legaliza las devoluciones en caliente”.
El acuerdo autoriza a devolver a Turquía a las personas que lleguen a Grecia desde allí; y que ofrece al país gobernado por Erdogan que la ciudadanía turca pueda transitar por la UE sin visado, la aceleración del proceso de ingreso de Turquía en la UE, y 6.000 millones de euros, “personas y derechos humanos a cambio de euros”, como ha criticado la responsable de política institucional andaluza de IU, María del Carmen Cantero.
Dentro de los ejes del plan de acción de solidaridad con los refugiados, la formación de izquierdas anima a la retirada de la bandera de la UE en los edificios institucionales, tal y como ya han hecho desde algunos ayuntamientos gobernados por IU como respuesta a la gestión desde Bruselas y su falta de compromiso ante el drama de los refugiados.
IU denuncia que la Guerra en Siria responde principalmente a causas económicas. “Los poderes económicos luchan por el interés de controlar el gas, el petróleo y las rutas comerciales”, mantiene Cantero, “mientras la UE, no solo mira para otro lado sobre las decenas de miles de personas que huyen de conflictos, sino que además firma un acuerdo contra el asilo de los refugiados”.
Miguel Rodriguez