«LA RISA DE LAS HIENAS»por MIGUEL ÁNGEL CABALLERO MARISCAL.

«LA RISA DE LAS HIENAS»por MIGUEL ÁNGEL CABALLERO MARISCAL.

Algunas personas pueden sentirse aturdidas y alarmadas por el título que encabeza este artículo sobre la Educación Compensatoria. De bien aprendida la máxima: “si corriges a un necio….te habrás ganado un enemigo para toda la vida”, no puedo, ni quiero mirar para otro lado. Desde Andalucía, desde Granada, estamos haciendo grandísimos esfuerzos por mantener viva la llama de la Justicia y de la igualdad de oportunidades, ofreciendo posibilidades reales para los chavales más necesitados. Y las hienas se están reuniendo para festejar el banquete.

Una educación para todos, sin distinción de clases sociales, de razas, de sexo o de religión…Una educación que no sea de dos velocidades y que siempre relegue al olvido a los más pobres, a los que tienen menos recursos, a los indeseables. Porque estos son muchos de los chavales con los que nos encontramos…los últimos…los indeseables…No están agraciados con unas actitudes ni aptitudes adecuadas, ni con perfiles románticos de marginación estereotipada…No cuentan con un apoyo firme de los padres….En realidad, en la mayoría de las ocasiones, sin ningún apoyo…y cuando aterrizan en el único espacio que puede luchar por la inclusión, chocan frontalmente con muros de intolerancia, de profesionales que no los mira directamente a los ojos, que no saben ni quieren saber nada acerca de sus vidas y que han dictado sentencia antes de que demuestren lo contrario. Los chavales que molestan, los que están en peligro y los que son peligrosos, se encuentran en territorio comanche…en tierra de nadie…

Es curioso, son unos pocos locos, que se sitúan en la frontera de…

 

….la injusticia, para ofrecerles una oportunidad….

…de la pobreza, para ofrecerles una vida digna….

…de la verdad, para que adquieran hábitos y valores profundos…

…del dolor, para cicatrizar sus heridas y acompañarlos en su camino…

…de la alegría, para que dejen de llorar por dentro….

…de la esperanza, porque la perdieron hace tiempo…Pandora se olvidó de ellos…y ha sido realmente lo primero que han perdido…

….de la humanidad…porque los tratan como personas, con todo el respeto que merece un ser humano.

…del futuro…porque su futuro no puede ser pasado, ni negro, ni opaco…

…de la magia…de una infancia perdida, que no han vivido…

….de los sueños…porque quien no sueña, está realmente muerto…y hace morir a los que le rodean…

…de la educación…que abre todas las puertas y que consolida a los honrados ciudadanos.

Y lo que clama al cielo y rasga las vestiduras es que las hienas se han colado por doquier…como profetas de mal agüero…susurrando en las sombras que los chavales en riesgo, el alumnado con problemas de desventaja social y educativa…son una lacra…con lacerantes frases como: “de estos no se puede sacar nada”; “este alumnado tiene los días contados”; “de dónde no hay , no se puede sacar”, mirándolos con odio, desprecio y miedo. Además, las tediosas hienas, se van perfeccionando, mejorando su discurso racista hacia un discurso ignominiosamente clasista.

Educar en y desde la calle, desde el fango te hace madurar deprisa, despojarte de tonterías y tener una óptica pragmática y sensible. Desde luego, nadie da lo que no tiene…y nadie ama lo que no conoce. Mi padre llevaba razón cuando me conminaba a ser, preferiblemente pozo vacío a pozo ciego. Del primero, quizá no se sacaba nada…pero del segundo…

Las hienas se alimentan de la carroña…que a veces ellas mismas provocan. Pero, somos un grupo fornido, robusto, ilusionado…y que sueña con un futuro mejor para estos chavales. A veces, bajamos la guardia y nos cansamos y entonces la hienas muerden y contagian su fétido aliento, su miedo, su desesperanza…pero rápidamente surgen luces en la noche…lunas llenas que nos empujan y guían nuestro caminar…Y estos poetas de la alegría; estos payasos de la calle, estos magos del corazón…saben tocar las cuerdas de los chavales y descubrir su tesoro mágico…y cuando este tesoro reluce, nada puede pararlos para transformar la realidad.

La pedagogía del corazón…la pedagogía de la esperanza…la pedagogía de la alegría no es un banquete para las hienas…Unas hienas que se camuflan en discursos y decisiones de gran calado. Echemos un vistazo a los presupuestos generales del Estado…Un 93% de la partida para Educación compensatoria, para todo lo social, con la que está cayendo, ha desaparecido del mapa…No es casualidad…no es azar…Desde el Gobierno central…la apuesta está clara…han soltado a las hienas para que sólo puedan estudiar y promocionar los de antaño…y muerto el perro se acabó la rabia. Ya podemos enterrar a la compensación educativa…o dejarla que vague como un cadáver errante.

¡No!…La compensación está resucitando…resurgiendo con fuerza…con un fuego esperanzador…los soñadores cada vez somos más, con ganas, con decisiones, con objetivos claros. En la provincia de Granada, desde el Servicio de Ordenación Educativa, de la Delegación territorial de Educación, Cultura y Deporte, hemos realizado una gran apuesta por los más necesitados…por los más pobres, por los últimos…y con un plan global ( SER UNO…PARA TODOS). Las hienas están riendo…esperando que caigamos…que toda la apuesta por la compensatoria se dé un batacazo…pero mientras ríen…seguimos luchando…diciendo en voz alta las verdades del barquero…y como diría El Quijote:

“¿Ladran los perros, Sancho? Luego, cabalgamos”.

MIGUEL ÁNGEL CABALLERO MARISCAL.