El plástico de burbujas deja de fabricarse

El plástico de burbujas deja de fabricarse

Los creadores del «plástico burbuja» han anunciado que abandonan su fabricación, tras más de 50 años de producción y distribución mundial

El «plástico burbuja«, ese trozo de plástico transparente de embalaje que protege los objetos frágiles gracias a sus pequeñas burbujas de aire, célebres por el adictivo ¡pop! que hacen al explotar, ha llegado a su fin.

Los creadores del Bubble Wrap, Alfred Fielding y Marc Chavannes, han anunciado que abandonan su fabricación, tras más de 50 años de producción y distribución mundial, debido a que han encontrado una alternativa mejor, que puede sustituir el popular invento, abaratando sus costes de transporte y almacenamiento.

Y es que cuando estos dos inventores, que pretendían crear un papel decorativo para paredes con efecto tridimensional, se encontraron en su lugar con un sistema para embalar paquetes que se extendió por su eficacia por todos los rincones del mundo, pero que desde su origen, presentaba un problema: el volumen.

Los rollos del «plástico de burbujas» son tan abultados, que hacen que transportarlos a más de 250 kilómetros desde el lugar de fabricación deje de ser rentable y también que los compradores hayan empezado a sustituirlo por otras tecnologías que ocupan menos espacio. Por eso sus creadores han ideado un nuevo sistema que transporta el material sin hinchar, para después introducirle el aire en el lugar de destino.

Este nuevo método obliga a que las burbujas de aire estén unidas entre sí, por lo que todos los adictos a explotar estas burbujas de plástico no podrán hacerlo nunca más.