La dimisión de Maíllo “nos da una lección de su vida”, según sus compañeros

La dimisión de Maíllo “nos da una lección de su vida”, según sus compañeros

El coordinador general de IU Andalucía dimite y abandona el Parlamento autonómico. En el escaño andaluz lo sustituirá Ismael Sánchez, coordinador local de IU Sevilla, y en la portavocía de Adelante Andalucía la parlamentaria gaditana Inmaculada Nieto. La nueva coordinación de la federación más grande de Izquierda Unida será elegida el 29 de junio. 

ntonio Maíllo ha anunciado esta semana su dimisión y retirada del Parlamento andaluz, aunque no de la política. “Dejo la primera línea. Mi sentido de compromiso político, que surgió con diecinueve años al calor del referéndum de la OTAN, siempre está”, aseguró, declarando que seguirá en los órganos colegiados del Partido Comunista andaluz y de IU Andalucía. “Es una retirada por razones personales pero marcada por los tiempos políticos”, explicó el político cordobés. “En febrero puse fecha a algo que tenía decidido, pero que iba a acabar con el ciclo electoral. Por una cuestión de responsabilidad, no me habría ido sin terminar este ciclo electoral”, declaró.

Maíllo sufrió un cáncer de estómago en 2015, enfermedad que supuso su retirada durante varios meses de la vida pública, incluida la campaña de las elecciones generales. Una experiencia personal que gestionó de forma tan transparente como política, reivindicando y agradeciendo el papel de la sanidad pública en su curación. Y que hoy le sirve de aprendizaje para reclamar una actividad política compatible con la vida. Pero niega que su retirada sea motivada por novedades en su enfermedad, de la que continúa en revisión. “Estoy bien de salud y estoy muy contento, tengo energía y actividad. El problema no es que de pronto haya ocurrido ningún problema de salud, sino que no me la quiero jugar. No me lo perdonaría”, dijo Maíllo.

La reflexión hecha por el político cordobés ha llamado la atención de los medios de comunicación por inusual. “En estos años agitados, la actividad política ha adquirido tales dimensiones que los niveles de estrés y de tensión son incompatibles con una vida de calidad o saludable. Esta reflexión la hago para intentar contribuir a la necesidad de que la política se convierta en una actividad que permita conciliar con la vida humana, familiar, la salud o el bienvivir”. Desde sus inicios, Maíllo, que siempre fue definido como un hombre ajeno al aparato, ha defendido la necesidad del “carácter temporal de las responsabilidades públicas y el volver al sitio del que uno procedía». Volverá al instituto San Blas del onubense pueblo de Aracena, del que fue director y donde tiene su plaza de profesor de latín.

Reconocimiento unánime de Andalucía

Ernesto Alba, secretario general del PCA y responsable de encontrar un candidato/a de consenso entre las distintas corrientes y partidos de IU, ha definido la marcha de Maíllo. “Se va haciendo política con mayúsculas, sin desgaste, dándonos a todos una nueva lección de vida y con el reconocimiento unánime de Andalucía a una trayectoria impecable de un hombre bueno” ha explicado. Ciertamente así ha sido. El presidente de la Junta de Andalucía, el popular Juanma Moreno, y su eterna adversaria, la socialista Susana Díaz, han loado la figura de Antonio Maíllo.

Maíllo se marcha habiendo logrado firmar un acuerdo de consenso con el resto de fuerzas políticas para la renovación de distintos entes de extracción parlamentaria. Uno de ellos es el Consejo de Administración de CanalSur, que dota al ente público de mayor presupuesto, así como la Defensoría del Pueblo, donde ha conseguido que el puesto sea ocupado por una mujer. Suena para tal responsabilidad la que fuese la propuesta de Adelante Andalucía, la almeriense Helena Maleno. 

Entre sus aliados políticos las palabras oscilan entre el respeto a su decisión y el lamento por su marcha. Teresa Rodríguez, retirada temporalmente de la primera línea por su baja de maternidad, ha agradecido sus esfuerzos en construir la confluencia de Adelante Andalucía. El proceso no fue sencillo para la política gaditana por la oposición de los diputados morados estatales y de la dirección en Madrid, y el peso político de Maíllo en Izquierda Unida sumado al respaldo moral de las andalucistas Pilar Távora y Pilar González, fueron destacables y ayudaron a allanar el camino de la confluencia andaluza.  

Más tristes han sido las palabras de Pilar Távora, coportavoz nacional de Izquierda Andalucista, que confiesa una conversación con el dirigente comunista en una declaración de Facebook. Escribió: “Me dijiste hace unos días ‘si tú estás contenta, yo también lo estoy’ y ahora te lo digo yo a ti ‘si tú estás contento, yo también lo estoy’, pero no puedo dejar de sentir que algo se apaga en mí y en mi esperanza”. La dirigente andalucista dice sentirse con su marcha “más huérfana de políticos decentes”. 

MOMENTO COMPLICADO

Son unos lamentos razonables, dado que sin Maíllo y con Teresa Rodríguez aún de baja maternal, el liderazgo de Adelante Andalucía queda descabezado. Este liderazgo y la sintonía personal entre ambos fueron importantes para fraguar la confluencia. Ernesto Alba ha reconocido que la marcha de Maíllo deja un “momento complicado”. No en vano la marejada como consecuencia de los resultados electorales solo acaba de comenzar y Maíllo siempre se ha destacado como un sólido apoyo de la dirección federal de Alberto Garzón, un apoyo no menor considerando que Maíllo lideraba la federación más grande de la coalición de izquierdas.

En clave andaluza, la confluencia está lejos de ser estable. De hecho los socios andalucistas se desmarcaron de la candidatura de Unidas Podemos en las generales al no participar Adelante con imagen propia en la campaña electoral, lo que a priori frustra una legislatura, más la reclamación de Rodríguez de un subgrupo andaluz en el Grupo Confederal, como el que tienen catalanes y gallegos. Y en las europeas incluso Izquierda Andalucista compitió con sus aliados participando en la candidatura Compromiso por Europa liderada por Compromís. A este desapego hay que sumarle que las confluencias municipales han tenido un mal resultado y no han sido pocos los municipios donde ni tan si quiera ha sido posible fraguarla, concretamente 15 de los 35 con más de 40.000 habitantes, incluidas las capitales Almería y Córdoba. Por ello Podemos Andalucía reclamó el 31 de mayo un gran encuentro «para consolidar el espacio de unidad”. 

Últimos mensajes

Antonio Maíllo se marcha cerrado el ciclo electoral pero no así el curso político, que aún tiene pendiente de despejar algunas incógnitas, especialmente la composición del Gobierno Central. Y en un momento en el que el llamado “espacio del cambio” que comparte IU con Podemos y otras fuerzas a la izquierda del PSOE han sufrido un importante retroceso y deben afrontar ahora profundas reflexiones. Sobre el auge de la extrema derecha, la unidad de las izquierdas o la relación con el PSOE han sido algunos de los últimos mensajes de Antonio Maíllo como coordinador general de IU Andalucía. 

El mismo día que se desvelaba que las conversaciones entre PSOE y Unidas Podemos para formar un «gobierno de cooperación» no habían tenido avances significativos, el dirigente comunista ponía en valor la experiencia del bipartito andaluz PSOE-IU entre 2012 a 2015. “Aquello demostró un aprendizaje que me gustaría que se tuviera en cuenta en el debate actual, y es que el PSOE no es un agente de cambio que tenga intención de asumir transformaciones estructurales que necesita nuestro país, Andalucía o España” ha señalado Maíllo, reconociendo su confianza hacia Pablo Iglesias y Alberto Garzón pero expresando su “opinión sincera” advirtiendo de que “hay que atar mucho para poder desarrollar prácticas que puedan modificar estructuralmente la necesidad que tiene nuestro país”. 

También ha tenido palabras Maíllo en su última rueda de prensa como coordinador para los procesos de confluencia. Ha reconocido que Adelante Andalucía estuvo muy condicionada por el ritmo electoral y por los esfuerzos de las direcciones andaluzas. “No tuvimos tiempo de ir por los pueblos, de hacer debates asentados, de resolver discrepancias”. Pero reclama que “el proyecto de confluencia es irreversible, producto de una convicción que tendrá que seguir continuándose y desarrollándose”. Lamenta que tras el 26M los resultados andaluces, que en su momento fueron percibidos como muy decepcionantes, acabasen siendo “por desgracia, los mejores de las comunidades. Somos el grupo parlamentario más numeroso y con más concejales”, lo que a tenor de Maíllo otorga a Andalucía “un papel importante en el proceso de confluencia a partir de ahora”. 

Alfonso Torres

FOTO: Maíllo durante la Asamblea que lo reeligió coordinador de IU Andalucía, escuchando a Garzón

https://www.elsaltodiario.com/iu/maillo-abandona-coordinacion-iu-andalucia-regresa-ensenanza