El Gobierno nos toma el pelo con las energías renovables
OLYMPUS DIGITAL CAMERA

El Gobierno nos toma el pelo con las energías renovables

El anuncio, por parte del ministro Soria, de que se aumentarán los impuestos a los particulares que generan su propia energía mediante placas solares o similares, ha desatado la crispación de muchos usuarios de las denominadas energías limpias.

El Ministerio de Industria, Energía y Turismo (MINETUR) ha remitido a la Comisión Nacional de Energía (CNE) una propuesta de Real Decreto por el que pretende cobrar un impuesto a quienes generen luz a través de energías renovables, como la energía solar fotovoltaica o la mini eólica . El gravamen, denominado peaje de respaldo, se aplicaría sobre la potencia y oscila, en este borrador, entre los 8,9 euros por kilovatio (kW) y los 15,3 euros por kW para potencias inferiores a 15 kW conectadas en baja tensión. Toda una penalización al autoconsumo eléctrico, que impedirá el desarrollo de una práctica de ahorro y eficiencia energética muy beneficiosa para los consumidores y para el conjunto del país.

La propia Defensora del Pueblo, Soledad Becerril, ha solicitado a la secretaría de Estado de Energía que no implante el llamado impuesto al sol, tal y como está diseñado, sino que lo restrinja a los casos en que exista un vertido del excedente de electricidad a la red.

Lo cierto es que, hasta hace pocos años, desde la Administración se alentaba económicamente la instalación de placas solares y otras energías limpias e incluso en la normativa de nuevas edificaciones se estipuló como algo obligatorio. Eran los tiempos en que España quería ser un país moderno y pionero en energías renovables. Ahora, si se aprueba este impuesto al sol, como denominan al peaje que pretende crear Industria, se acabará con la energía fotovoltaica y  se alejará a España de los objetivos de renovables a los que la obliga la UE.

Expertos y usuarios consideran, de forma unánime, que el único objetivo de este peaje al autoconsumo es meramente recaudatorio, asegurando más ingresos al oligopolio, de facto, que existe en el sector eléctrico español. Con este gravamen, inventos revolucionarios, ideados para ahorrar y crear energía limpia y renovable, como la batería de Tesla, nunca podrían generalizarse en España.

Hemos consultado con mil ciudadanos mayores de 16 años y de distintos lugares de la geografía española, ¿qué opinión les merecía el denominado impuesto al sol?
Los encuestados son categóricos, apenas un 5’2 % de ellos ve justa la medida y afirman su lógica, ya que si las eléctricas pagan sus impuestos, el que cree energía debe pagar los suyos.

Frente a este escaso grupo se presenta un notable 40’2 % de los ciudadanos que opinan que es una pena que no se fomente y ayude a quienes usan energías renovables no contaminantes como la solar. La mayoría, va más allá y detecta un interés oculto del Gobierno de Rajoy tras esta medida. Un enorme 54’6 % de los encuestados considera el impuesto al sol una auténtica tomadura de pelo, que sólo persigue proteger los intereses de las grandes eléctricas.

En este caso las segmentaciones no hacen otra cosa que refrendar la opinión mayoritaria. Al dividir por el sexo del encuestado, resulta curioso que entre las mujeres exista casi un empate entre las que piensan que el impuesto al sol es una tomadura de pelo y las que opinan que es una pena; mientras que los hombres se inclinan de forma clarísima, con un sobresaliente 63’9 %, por pensar que es una tomadura de pelo para proteger el oligopolio de las eléctricas.

Algo parecido se percibe al segmentar en función del nivel de estudios. Según ascendemos en la escala, mayor es el porcentaje de individuos, que creen que existe algo oscuro tras un impuesto, que acabaría con el autoconsumo favoreciendo a las grandes eléctricas.

El impuesto al sol es claramente impopular y no sólo entre los posibles afectados, como sería, por otra parte, razonable, sino también  entre el resto de la ciudadanía, que no entiende como se habla tanto de salvar el planeta, de energías renovables, de no contaminar y luego se penaliza a quienes invierten en esa tecnología cuando su nivel de consumo parece alcanzar un grado que inquieta a los grandes del sector eléctrico nacional. El Gobierno del Partido Popular parece equivocarse en este caso y haría bien en recular y no lanzar el impuesto al sol antes de las generales.

http://www.encuestamos.com/el-gobierno-nos-toma-el-pelo-con-las-energias-renovables/