Rebrote de los indultos en 2019: crecen por primera vez desde 2013

Rebrote de los indultos en 2019: crecen por primera vez desde 2013

Desde 2013, con 204 indultos, la cifra de perdonados no había dejado de bajar: 87, 75, 27, 16 y 17 por año, respectivamente, hasta que, en 2019, se rompió la tendencia. El año pasado se concedieron 40 indultos, más del doble que el año anterior. Y todos ellos se aprobaron en tres meses, concentrados entre febrero y abril.

Algunas claves

  • Robos, hurtos y delitos contra la salud pública son los más repetidos. Aunque también hay condenados por impago de pensiones, fraude, falsedad documental, lesiones, amenazas y ordenación del territorio, entre otros.
  • Un doble indultado. Fueron 40 indultos pero 39 indultados (25 hombres y 14 mujeres). ¿La razón? Un error humano llevó a tener que indultar dos veces a la misma persona.
  • Ningún indulto a corruptos. Este año.
  • Algunos casos. Entre los perdonados en 2019 hay un exalcalde del PSOE, dos miembros de las fuerzas de seguridad, o cuatro sindicalistas condenados por participar en piquetes. 

Desde 2013, con 204 indultos, la cifra de perdonados no ha dejado de bajar: 87, 75, 27, 16 y 17 por año, respectivamente, hasta que, en 2019, se rompió la tendencia: se concedieron 40, más del doble que el año anterior. Y todos ellos se aprobaron en tres meses, concentrados entre febrero y abril.

Fueron 40 indultos pero 39 indultados (25 hombres y 14 mujeres). ¿La razón? Un error humano llevó a tener que indultar dos veces a la misma persona. Se trata de un condenado por levantar una vivienda sin permiso en zona protegida y que había sido condenado a tres años y un día de cárcel. El primer perdón, firmado el 8 de febrero, le rebajó la pena un año. Alguien no hizo bien las cuentas y le dejó con dos años y un día, por lo que no podía evitar la cárcel pese a no tener antecedentes y a que el juez lo autorizara. Así, dos semanas después el Gobierno firmó un segundo indulto de un día extra para, esta vez sí, dejar la pena en dos años de cárcel.

El indultómetro

Robos, hurtos y delitos contra la salud pública son los más repetidos, aunque también hay condenados por impago de pensiones, fraude, falsedad documental, lesiones, amenazas y ordenación del territorio, entre otros. Durante 2019 no se concedió ningún indulto a corruptos. Entre 1996 y 2019 Civio ha contabilizado, recordamos, 227 casos.

Eso sí, entre los perdonados en 2019 hay un exalcalde del PSOE condenado por obstrucción a la justicia y amenazas, tras advertir a una vecina que había recurrido la construcción de un edificio que le tapaba las vistas de que, si no retiraba la denuncia, desvelaría con quién mantenía relaciones sexuales. También fue el año en el que dos miembros de las fuerzas de seguridad fueron perdonados pese a haber usado sus puestos en beneficio propio. Se trata de un policía y un guardia civil que falsificaron documentos. Uno lo hizo para encubrir a su hermano y el otro para perjudicar al exmarido de su pareja.

En lo que llevamos de 2020 se han aprobado ya diez indultos, todos ellos en febrero, entre ellos el de otro exalcalde del PSOE, en este caso condenado por falsificar un informe para que su madre pudiera poner unas ventanas.

En febrero de 2017, el Consejo de Ministros indultó a seis empleados públicos (un exconcejal y cinco funcionarios, entre ellos el interventor) condenados en el caso ‘horas extra’ del Ayuntamiento de Rota, por el que durante años pagaron a un funcionario vía nómina, en forma de horas extra, trabajos que el Consistorio debía haber adjudicado vía contrato. Los indultos cambiaron sus condenas de inhabilitación por suspensiones temporales, por lo que pueden volver a sus puestos. Son los últimos de una lista que, desde 1996, suma 227 indultos a condenados por delitos de corrupción.

Pese a que los seis habían sido condenados por prevaricación continuada, el Ministro de Justicia, Rafael Catalá, considera que “no se pueden calificar como corrupción”. No es el primero en hacer este tipo de declaraciones. Su antecesor, Alberto Ruiz-Gallardón, también tiró de clasificaciones sui géneris cuando primero aseguró no haber concedido ningún indulto a condenados por corrupción y, después de desmentirle desde estas mismas páginas, argumentó que sus indultados no se llevaron dinero público y que, por lo tanto, no se pueden clasificar como corruptos. La realidad demuestra que también mintió en eso y que algunos de los perdonados durante su mandato desviaron fondos públicos, como los protagonistas del ‘Caso Treball’.

Pero, entonces, ¿qué es y qué no un delito de corrupción? La corrupción no existe como tal en el Código Penal. Por lo tanto, hasta ahora, no había una regla clara y oficial que delimitara sus límites.

El Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), que está empezando a publicar datos de condenas y procesos por corrupción, ha marcado esa línea y ha establecido qué es un delito de corrupción de cara a publicar esas estadísticas. Así, establece qué artículos del Código Penal entrarían en esa clasificación, según su criterio. Un criterio que nada tiene que ver con el del ministro actual y el de su antecesor.

Con esa clasificación en la mano –METODOLOGÍA-, podemos establecer que el Gobierno de Rajoy concedió 16 indultos a condenados por delitos de corrupción. Son los últimos de una lista de 227 aprobados desde 1996 hasta la fecha.

Indultos a delitos de corrupción concedidos desde 1996

 
Aznar (1996-2004)

139

 
Zapatero (2004-2011)

62

 
Rajoy (2011-2018)

16

(Última actualización: 31/12/2019), según la clasificación de corrupción del CGPJ.

Aznar lidera la lista con más de la mitad del total

Más de la mitad de esos indultos a corruptos, hasta un total de 139 o, lo que es lo mismo, algo más de un 60%, se concedieron durante el Gobierno de José María Aznar (1996-2004). Dos de sus ministros de Justicia, Ángel Acebes (con 76) y Margarita Mariscal de Gante (59) lideran también la lista de los ministros de Justicia que más veces pusieron su firma al final de un decreto de indulto.

Justo por detrás de Aznar, el Gobierno de José Luís Rodríguez Zapatero (2004-2011) aprobó 62. Al final de la lista está Rajoy (finales de 2011 hasta la actualidad), con 16. Los 227 totales se completan con los diez que concedió Felipe González en 1996, antes de que Aznar tomara el poder (y cuya cifra total no hemos tenido en cuenta para esta investigación).

Pero no todos ellos gobernaron durante el mismo tiempo. Si tenemos en cuenta la duración de sus mandatos, Aznar concedía, de media, casi 18 indultos a corruptos al año; Zapatero, 8; y Rajoy, 2,6. Pero estas cifras son solo una media. Hay años mucho más fructíferos que otros. Por regla general, los años con los mayores picos de indultos son también aquellos en los que se han concedido más a este tipo de delitos.

El año 2000, el que más indultos -a cualquier tipo de delito- ha registrado, es también el que sumó más medidas de gracia destinadas a perdonar delitos de corrupción (70). El 1 de diciembre de 2012, Acebes firmó 1.328 indultos en un solo Consejo de Ministros. En esa larga lista se escondían 67 a condenados por corrupción, entre ellos, un grupo de seis Guardias Civiles (aquí, aquí, aquí, aquí, aquí y aquí) que hacía la vista gorda ante las actividades un grupo organizado de contrabando de tabaco a cambio de pagos.

El siguiente año con más indultos a corruptos fue 1998, con 43. Fue el año en el que el Gobierno de Aznar rebajó la condena vía Real Decreto a los condenados por el secuestro de Segundo Marey, un ciudadano francés al que confundieron con un cabecilla etarra, en una de las acciones de los GAL. El exministro del Interior José Barrionuevo; el exsecretario de Estado Rafael Vera; el exdirector general de Seguridad del Estado, Julián Sancristóbal; y los comisarios Francisco Álvarez y Miguel Planchuelo habían sido condenados por malversación de fondos públicos -y por eso aparecen en esta lista- y por secuestro.

En ese caso, como en muchos otros, no importa el color del Gobierno de turno. El del PP aprobó sendos perdones para altos cargos de su antecesor, Felipe González, socialista. Y lo mismo ha pasado en sentido contrario.