Multas de hasta 200 euros: esta es la forma correcta de entrar en una rotonda

Multas de hasta 200 euros: esta es la forma correcta de entrar en una rotonda

Las rotondas son uno de los mayores desafíos para los alumnos que están aprendiendo a conducir, y para muchos con años de experiencia al volante

Las rotondas son uno de los mayores desafíos para los alumnos que están aprendiendo a conducir, y para muchos con años de experiencia al volante. A pesar de su enorme abundancia en las vías españolas, muy superior a la de otros países del entorno, son muchos los conductores que no tienen claro cómo proceder al entrar en una de esas vías.

Esta ignorancia provoca muchas veces situaciones peligrosas cuando las personas que circulan por el carril izquierdo intentan abandonar de repente la rotonda, cruzándose por delante de conductores que circulan por el carril derecho.

Calcular la prioridad es sencillo cuando hablamos de una rotonda de entrada y salida, pero el tema se complica cuando son varias las carreteras que llegan hasta ella. En las intersecciones normales no señalizadas siempre tiene prioridad el vehículo que circula por la derecha, pero esta regla no se aplica en las rotondas, donde los vehículos que ya están dentro de la rotonda tienen prioridad sobre aquellos que quieren acceder a ella.

Dentro de la rotonda, los vehículos circulan con el centro a su izquierda, de manera contraria a las agujas al reloj, esperando que llegue la salida por la que quieren abandonarla.

¿Quién tiene prioridad en una rotonda?

En la rotonda siempre tienen prioridad los vehículos que ya están circulando por la rotonda. Por lo tanto slo podemos incorporarnos cuando comprobemos que podemos acceder con seguridad sin poner en riesgo al resto de coches. Entrar a una rotonda es el momento más crítico. El 54% de los accidentes en rotondas se producen cuando se intenta acceder a la intersección.

Circular en una rotonda

Según señala la DGT, siempre que esté libre se debe utilizar el carril exterior, el más situado a la derecha, mientras que el resto de carriles están para adelantar.

En las glorietas urbanas la norma es un poco más laxa y permite circular por el que más convenga al destino. Si por ejemplo se va a abandonar la glorieta en la primera salida, lo recomendable es utilizar el exterior, mientras que si queremos cambiar de sentido o salir al final, podemos utilizar los carriles interiores.

Sin olvidar, eso sí, que no debemos abandonar la rotonda desde carriles interiores, lo cual causa un grave peligro. Según la DGT, el 68% de los automovilistas se posiciona en carriles inadecuados.

Es importante también señalizar correctamente. Esto incluye no activar el intermitente izquierdo para decir que no se abandona la rotonda. Un error que comete uno de cada 3 conductores.

ctv-tw8-1633081204420

Salir de la rotonda

El momento crítico y el más peligroso es salir de la rotonda. Siempre hay que abandonar la rotonda desde los carriles exteriores. Nunca se debe abandonar desde los interiores, ya que cruzarse puede provocar un grave accidente. Si sabes que vas a salir, debes ir preparándote y situándote en el carril exterior, incluso aunque tengas que esperar a que el resto de vehículos pasen.

Según datos de la DGT, el 45% de los usuarios sale de la rotonda desde carriles interiores y el 15% directamente traza una recta en la propia rotonda.

Multas de 200 euros

Hasta 200 euros de multa se puede llevar la persona que no circule bien por una rotonda, según explica el Artículo 76.c de la Ley de Seguridad Vial y Tráfico:

«Incumplir las disposiciones de esta ley en materia de preferencia de paso,adelantamientos, cambios de dirección o sentido y marcha atrás, sentido de la circulación, utilización de carriles y arcenes y, en general, toda vulneración de las ordenaciones especiales de tráfico por razones de seguridad o fluidez de la circulación»