25 febrero 2024

Sostenibilidad, eficiencia y seguridad son algunos de los puntales del compromiso que guían al Grupo Bridgestone en su camino hacia una producción y un consumo de sus productos neutro en emisiones para 2050.

El concepto «sostenibilidad» puede llegar a ser el concepto del siglo. Sin ella, no hay futuro. Lo sabemos y lo repetimos, y nos damos de bruces cada vez que intentamos hacer algo más sostenible. Todavía hay demasiadas personas que, imbuidas en ritmos vitales desaforados, no son plenamente conscientes de su importancia. Las barreras están ahí, y solo con concienciación será posible sortearlas, llegar a quienes no quieren escuchar, hacer ver a quienes todavía caminan con los ojos cerrados.

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la Organización de Naciones Unidas nos ayudan a vislumbrar el camino a seguir, pero necesitamos aliados que lideren. Sobre todo, dada su importancia en el mundo actual, necesitamos compañías alineadas con la idea de un futuro mejor, de una vida más próspera y sostenible. Así lo ha entendido la compañía de neumáticos Bridgestone al lanzar su Compromiso E8: ocho valores –que empiezan por la letra «e»– que vertebran toda su estrategia global con el fin de consolidar, en 2050, unos objetivos ambiciosos que generen impacto positivo a nivel social, económico y ambiental. Una forma de entender e impulsar la sostenibilidad que se recoge a través de formatos periodísticos en su dossier En ruta hacia la sostenibilidad.

La filial española es una de las más importantes de Europa con 3 plantas y más de 3.000 empleados

La energía, desde luego, ocupa un lugar clave en estos compromisos que convergen en la plena descarbonización a mitad de siglo. El grupo, que cuenta con 3 plantas y más de 3.000 empleados en España, está además comprometido con la consecución de una movilidad libre de emisiones de carbono. ¿Cómo lo está consiguiendo? Aumentando el uso de energías renovables en sus plantas y apoyando la adopción de vehículos eléctricos, ampliando los productos equipados con la nueva tecnología de neumáticos que reduce el consumo de combustible y las emisiones, plantando árboles en zonas afectadas por la deforestación para incrementar la absorción de CO2 y expandiendo la recarga de vehículos eléctricos en su red de retail, entre otras buenas prácticas.

De hecho, «Bridgestone lleva años invirtiendo en la investigación y el desarrollo de fuentes de caucho natural nuevas y más sostenibles para paliar el exceso de concentración de la producción de caucho en determinadas regiones», tal y como apunta José Enrique González, vicepresidente y director general de Bridgestone para la Región Sur y Suroeste de Bridgestone EMIA.

El segundo de sus compromisos está ligado a la economía y a la optimización del valor de la movilidad, pero en Bridgestone tampoco pierden de vista la necesidad del empoderamiento. De esta forma, ponen en marcha iniciativas en sintonía con las comunidades locales como la promoción de la diversidad, la equidad y la inclusión o el apoyo a los atletas paralímpicos.

José Enrique González: «Bridgestone lleva años invirtiendo en la investigación y el desarrollo de fuentes de caucho natural nuevas y más sostenibles»

Y para conseguir el reto de la sostenibilidad también necesitamos emoción, por lo que la firma de neumáticos apuesta por los deportes de motor, pero también por el patrocinio de actividades sostenibles como el evento de coches impulsados por energía solar, el Bridgestone World Solar Challenge, y la carrera internacional de vehículos eléctricos Bridgestone FIA EcoRally Cup.

La tecnología y la innovación está jugando un papel fundamental en esta carrera de fondo para alcanzar la sostenibilidad. Y, sobre todo, para impulsar la eficiencia del sistema. Ejemplo de ello es la optimización de las flotas mediante el uso de datos recogidos por el sistema de control Tirematics de Bridgestone. Al mismo nivel está el potencial de poder movernos a donde queramos siendo sostenibles, pero sin perder la vista en el horizonte. Por eso, Bridgestone también promociona soluciones de optimización en el sector de la minería e innova en proyectos de exploración espacial. Actividades alineadas con el compromiso de extensión.

En realidad, poca importancia tendrían todos estos factores si realmente no nos sintiéramos cómodos con ellos. La ergonomía tiene que estar a nuestro lado, y la seguridad. Bridgestone impulsa la seguridad vial a través de actividades adaptadas a las comunidades locales o donaciones al Fondo de Seguridad Vial de las Naciones Unidas.

La ecología es otro factor que debe estar presente. Por eso, para conseguir un uso de materiales 100% sostenible en 2050, la firma está multiplicando los esfuerzos para lograr una economía circular en toda la cadena de valor; prestando especial atención a la creación de un modelo de negocio regenerativo; diversificando los materiales renovables a través de fuentes alternativas al caucho tradicional, como el guayule y el material reciclado; e impulsando iniciativas de abastecimiento sostenible, gestión responsable de los recursos hídricos y conservación de la biodiversidad.

Ethic

Ocho valores para viajar hacia el futuro sostenible

A %d blogueros les gusta esto: