El ‘boom’ de los estudios universitarios de sol y playa

El ‘boom’ de los estudios universitarios de sol y playa

ESPAÑA es el tercer país más visitado del mundo por encima de China con más de 60 millones de turistas al año. La universidad está preparada para formar a los futuros líderes del sector.

Vista de la playa de Blanes en Gerona, uno de los lugares turísticos más bonitos de nuestro país.

En 2014 llegaron más de 60 millones de turistas a nuestro país. Este dato convierte la formación de los jóvenes en este sector en una las piezas clave para la modernización empresarial y la recuperación económica de España de los próximos años.

¿Pero los centros de educación superior de nuestro país están preparados para ello?,¿la oferta formativa dispone a los estudiantes para enfrentarse a la realidad del sector turístico?, ¿las competencias que adquieren son las adecuadas?, ¿los actuales estudios de turismo resultan competitivos? Estas son algunas de las cuestiones que el suplemento Aula Abierta ha planteado a la universidad española. Auge del turismo A diferencia de carreras universitarias tan longevas como derecho, arquitectura y periodismo, el turismo es uno de los títulos más jóvenes del campus -se adscribió a la universidad en la década de los noventa como diplomatura-. No han pasado apenas ni seis años desde que los centros lo ofertan como un grado universitario más gracias a las posibilidades de adaptación de planes de estudios que ha permitido el Espacio Europeo de Educación Superior.

«Tenemos ya una o dos promociones en el mercado, dependiendo de cada universidad. Mi impresión es que hemos sabido responder a este reto. Los más de medio centenar de universidades (entre públicas y privadas) que imparten en la actualidad el grado en turismo lo corroboran, así como el hecho de que la demanda de estudiantes para estos estudios no haya disminuido, ni siquiera tras la subida de tasas que se ha producido en algunas comunidades autónomas, en el caso de los centros públicos«, afirma María Concepción García Gómez, decana de la facultad de comercio y turismo de la Universidad Complutense de Madrid. Un abanico de posibilidades Pero no es todo ‘grado’ lo que relucen en las aulas. La oferta formativa en el ámbito del turismo es muy variada. «Estos estudios abarcan todos los niveles: para puestos de operaciones (formación profesional); cuadros intermedios (grado); directivos (máster) e investigación y docencia (doctorado)», puntualiza Catalina Vacas, directora del Máster en Dirección Internacional del Turismo y responsable del doctorado en turismo de la Universidad Rey Juan Carlos (URJC).

Asimismo, son crecientes los acuerdos de doble titulación o de titulaciones conjuntas entre universidades españolas y universidades extranjeras. En el caso de la URJC con la Université de Savoie de Francia, Bournemouth University de Reino Unido y IMC Krems University of Applied Sciences de Austria, entre otros.

Los centros destacan que el interés por los estudios universitarios en turismo de nuestro país no solo atrae a los españoles, sino que llega más allá de nuestras fronteras. «Cada vez recibimos más estudiantes extranjeros, no solo de programas de intercambio, sino también para estudiar todo el grado (o el máster o el doctorado) en una universidad española», explica la responsable de la UCM.

Los centros de formación online también se han sentido atraídos por este tipo de estudios.

Por su parte, la Universidad Oberta de Catalunya (UOC), que acaba de conseguir la certificación Tedqual que otorga la Fundación Themis de la Organización Mundial del Turismo por su trayectoria, está dando respuesta a las necesidades de un estudiante que compatibiliza su formación universitaria con una actividad profesional, dada la flexibilidad que otorga el e-learning. «Es un perfil de estudiante adulto (entre 30-35 años) que se va ampliando con estudiantes que reducen la media de edad y que se sienten atraídos por la metodología de la UOC», explica Joan Miquel Gomis López, director del grado en Turismo de la UOC.

Además del grado universitario, la UOC imparte un máster en estrategia sostenible de los destinos turísticos y un postgrado de dirección y márketing de organizaciones turísticas.

La joven Universidad a Distancia de Madrid (UDIMA), que nació como tal en 2008, también ha apostado por el turismo en sus aulas. «El boom del sector turístico supone para nosotros una oportunidad para incremental el número de estudiantes y un reto educativo», comenta Carmen Hidalgo Giralt, secretaria técnica del departamento de turismo del centro, quien explica que estos estudios se han reformado para dar un mayor peso a materias relacionadas con la dirección y gestión de empresas turísticas pero sin olvidar aspectos vinculados con la planificación territorial y el desarrollo sostenible.

Para ello, han diseñado una formación integrada que abarca los estudios de grado, máster y doctorado. «Nuestro alumnos, además de cursar el grado en empresas y actividades turísticas, pueden optar por estudiar dos másters oficiales y un doctorado con líneas especializadas en turismo», continúa Hidalgo. Prácticas y emprendizaje Para facilitar el acceso al mercado laboral, todos los centros tienen su propio programa de prácticas. Udima, por ejemplo, imparte una asignatura de prácticas externas, de carácter obligatorio, tanto en grado como en máster, que ayuda a sus estudiantes a conocer la coyuntura actual e introducirse en el sector.

El emprendizaje no está al margen de la formación turística. Junto a la sostenibilidad, los idiomas y las nuevas tecnologías, es una de las materias imprescindibles en las aulas.

Destaca el caso de la UOC, en la que la iniciativa emprendedora es una de las competencias transversales de su titulación. De este modo, el centro catalán cuenta con una asignatura básica específica y un practicum en el que el estudiante debe crear su propia empresa turística virtual en una plataforma tecnológica real que opera en el mercado.

A nivel general, las competencias que adquieren los estudiantes son la capacidad de análisis y de síntesis, la comunicación oral y escrita, la resolución de problemas, el razonamiento crítico, el aprendizaje autónomo y el trabajo en equipo.

En cuanto a la inserción laboral, los centros no cuentan con datos fiables y significativos de sus graduados, dado que es un grado de reciente implantación y únicamente cuentan con dos promociones en el mercado laboral.

Al margen de la formación turística en sí misma, la gestión hotelera es otra de las ramas en alza para hacer frente al boom del sector. «La alta dirección hotelera del siglo XXI demanda una titulación con preparación y experiencia demostrada, y esta formación solo la puede proporcionar el entorno universitario», relata Carlos Díez de la Lastra, director general de Les Roches Marbella, institución especializada en programas de formación superior de hostelería y turismo que cuenta con Campus en Suiza y China además de España.

Este centro, que está acreditado a nivel universitario por la New England Association for Schools and Colleges (NEACS), cuenta con el título universitario en administración hotelera internacional y el diploma en alta dirección hotelera internacional, ambas impartidas íntegramente en inglés.

«Preparamos a nuestro alumnos para poder ejercer su profesión en cualquiera de las oportunidades laborales que incluye, como hoteles y restaurantes, o sectores como agencias de viajes, transporte, salud y balnearios, parques temáticos y casinos por nombrar solamente algunos», explica el responsable.

Lea el reportaje completo en Orbyt.