28 de abril: Día Mundial de la Seguridad y la Salud en el Trabajo

28 de abril: Día Mundial de la Seguridad y la Salud en el Trabajo

Una cultura nacional de prevención en materia de seguridad y salud en el trabajo implica el respeto del derecho a gozar de un medio ambiente de trabajo seguro y saludable a todos los niveles; la participación activa de los gobiernos, los empleadores y los trabajadores para asegurar un medio ambiente de trabajo seguro y saludable a través de un sistema de derechos, responsabilidades y deberes definidos y la atribución de la máxima prioridad al principio de la prevención.

Hoy, 865 000 personas murieron o se lesionaron haciendo su trabajo. Cada año, 2,8 billones de dólares se destinan a cubrir gastos relacionados con la pérdida de tiempo de trabajo, el tratamiento, la indemnización y la rehabilitación de lesiones y enfermedades ocupacionales.

La celebración del Día Mundial de la Seguridad y la Salud en el Trabajo consiste en una campaña anual internacional para promover el trabajo seguro, saludable y digno. El 28 de abril es, asimismo, la fecha elegida por el movimiento sindical mundial para rendir homenaje a las víctimas de los accidentes de trabajo y las enfermedades profesionales.

El Día Mundial de la Seguridad y la Salud en el Trabajo, establecido por la OIT, se celebra cada 28 de abril desde 2003

Un sistema de gestión de la SST exitoso precisa del compromiso del personal directivo a favor de la cultura de prevención, incluso a través de la asignación de recursos suficientes. Pero igualmente importante es la participación de los trabajadores, quienes desempeñan un papel decisivo para reconocer e identificar los peligros; contribuir a la evaluación de los riesgos convenientemente informada y ajustada al contexto; planificar medidas de prevención eficaces; e implementar las medidas preventivas y paliativas.

“Los sistemas eficaces de gestión de la seguridad y salud en el trabajo en las empresas y la plena participación de los trabajadores también contribuyen en gran medida con una mejor observancia de la legislación nacional. Por lo tanto, la promoción por parte de los gobiernos de sistemas de gestión de la SST y de la participación de los trabajadores puede ser una parte importante de la estrategia nacional en materia de SST para garantizar la conformidad”, señaló Sandra Polaski.

“Sabemos que los marcos jurídicos de base y las normas que determinan los requisitos mínimos son una fundamento esencial para lograr lugares de trabajo seguros y saludables”, agregó.

Uno de los ingredientes finales de una estrategia nacional en materia de SST eficaz es la vinculación efectiva entre la prevención y los regímenes de prestaciones por accidentes del trabajo.

“El objetivo de una estrategia en materia de SST es prevenir la muerte, las lesiones y las enfermedades en el lugar de trabajo. Pero cuando ocurren, los trabajadores y las personas a su cargo deben recibir apoyo, y la OIT promueve la extensión de la cobertura del seguro de accidentes del trabajo a todos los trabajadores”, explicó.

Según Sandra Polaski, la importancia de garantizar lugares de trabajo seguros y saludables está ascendiendo en la agenda política mundial, pero son necesarios mayores esfuerzos para hacer de la cultura de prevención sobre la SST una realidad para todos los trabajadores del mundo.

“Poseemos los conocimientos y las herramientas de organización y de gestión para lograrlo. El éxito depende en gran parte del compromiso y del esfuerzo de las personas en cada país, en cada lugar de trabajo”, concluyó.

Para más información, por favor póngase en contacto con Olga Bogdanova, Responsable de Comunicación de la Oficina de la OIT en Moscú: bogdanova@ilo.org