Educación adelanta la fecha para la antigua reválida de la ESO

Las comunidades podrán realizar el examen general de diagnóstico a partir de abril

Las reválidas fueron uno de los puntos más controvertidos y criticados de la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa, la LOMCE, y están entre los que quedaron aparcados a la espera de la negociación de un pacto por la educación que abordan en estas semanas los partidos en el Congreso. Las pruebas —previstas en 4º de la ESO (15 y 16 años) y 2º de Bachillerato (17 y 18) y obligatorias para obtener el título— quedaron finalmente reducidas a exámenes de evaluación final sin efectos académicos que las comunidades autónomas deben hacer a parte de su alumnado. Este curso, además, las de la secundaria obligatoria podrán adelantarlas un mes y hacerlas en abril.

El Ministerio de Educación ha publicado este martes en el Boletín Oficial del Estado (BOE) la orden que regula estas pruebas para este curso y la que se establece que se amplía a todo el último trimestre el periodo hábil para hacer ese examen. No es que las reválidas se hayan eliminado. Hasta que se alcance (o si se alcanza) un pacto educativo y el desarrollo posterior de una nueva ley, las reválidas están en suspenso y su contenido se regula cada año.

En esta orden recoge que son de carácter muestral –es decir, que cada comunidad puede elegir a cuántos alumnos evalúa e incluso aplicarlo a todos- y diagnóstica, lo que significa que no tendrá ningún efecto en su expediente. Las reválidas fueron rechazadas por gran parte de la comunidad educativa y hubo varias comunidades autónomas que anunciaron su rechazo. Un portavoz del Ministerio de Educación asegura que, tras los cambios que se pusieron en marcha el curso pasado, todas las autonomías hicieron este examen aunque aún no han trascendido los resultados.

La prueba final de ESO –que se podrá alargar hasta cinco días en comunidades con lengua cooficial- se centra en competencias matemáticas, lingüística y social y cívica (para esta última la referencia es la asignatura de Geografía e Historia). Cada prueba durará 60 minutos, con 15 de descanso entre las que sean consecutivas. Las comunidades deberán hacer un informe con los resultados obtenidos “expresándolos en seis niveles de desarrollo competencial, que se nombrarán del nivel 1 al 6”, recoge el boletín.