«A las nuevas corporaciones municipales» por Jesús Lens

«A las nuevas corporaciones municipales» por Jesús Lens

Mi artículo de hoy, en IDEAL, pidiendo a los recién llegados que no hagan política de tierra quemada… reflexión sobre el festival de jazz de Atarfe

En primer lugar, mi más sincera enhorabuena. Que estén ustedes ahí es fruto de la voluntad democrática de sus vecinos así que, ¡felicidades! Dicho lo cuál, ¿me permiten la osadía de hacerles una recomendación? Ojito a la tentación de, nada más llegar, querer cambiar las cosas… poniéndolo todo patas arriba.

Cuando un nuevo equipo accede al gobierno de una ciudad, pueblo o institución; lo hace con la lógica y encomiable voluntad de conseguir logros históricos. De hacer cambios. De transformar las cosas. De dejar huella. Las dificultades comienzan a la hora de decidir por dónde empezar ese cambio. Sobre todo, porque lo más fácil es arrancar cerrando, destruyendo, clausurando y dando carpetazo a la labor realizada por los antecesores en el cargo.

Hace unos días, en el Festival de Jazz en el Lago de Atarfe, el rurún más extendido era que la nueva corporación municipal de Podemos se lo quiere cargar. Que, de hecho, ya le habría gustado echarle el candado a la edición de este año, pero que no le ha dado tiempo.

Atarfe Jazz

Hablamos de un festival con catorce años de historia a sus espaldas y por el que han pasado algunos de los mejores músicos de jazz del mundo. Un festival al que acuden cientos de personas cada año, de todo origen, procedencia y condición. Un festival que además de contar con primeras figuras, proyecta y da visibilidad a decenas de músicos de la tierra.

Pensar en acabar con un festival así es de un talibanismo aterrador: nada de lo anterior a nosotros tiene cabida en estos nuevos tiempos. ¿Razones para justificar este tipo de despropósitos? Una, a buen seguro, será la del presupuesto, el coste y las prioridades en estos tiempos de crisis. Solo que eso no es una razón. Es una justificación. Porque la cultura, por desgracia, nunca es una prioridad y, por tanto, siempre será susceptible de ser recortada. Hasta su asfixia total y absoluta. ¿Y después? ¿De qué se puede seguir prescindiendo? ¿Del deporte? ¿De las fiestas populares?

Atarfe Big Band

¡Ay, las prioridades! Parece mentira que, en pleno siglo XXI y en una sociedad desarrollada, sigamos debatiendo estas cuestiones. Como cuando, en otros tiempos, se quitaba a los hijos de estudiar porque lo prioritario era que encontraran un trabajo para llevar un sueldo más a casa.

Y luego está la cuestión del gusto, argumento que no debería tener el más mínimo peso entre gente civilizada. Por desgracia, en Granada dejamos escapar el añorado y pionero Espárrago Rock porque no era del gusto de la nueva corporación municipal que llegó a la Plaza del Carmen. Y fíjense lo que mueven y generan ese tipo de eventos ahora. ¿Se imaginan a un alcalde que osara tocar el Festival de Música y Danza de Granada porque no le gusta la música clásica?

Espárrago Rock

Señores munícipes, sean ustedes bienvenidos, pero no comiencen su gobierno por la vía fácil de la política de tierra quemada. Favor que nos hacen a todos. Incluidos ustedes mismos.

Jesús Lens

A %d blogueros les gusta esto: