MUJERES QUE CAMBIARON LA HISTORIA (16): KATHERINE COELMAN JOHNSON

MUJERES QUE CAMBIARON LA HISTORIA (16): KATHERINE COELMAN JOHNSON

Katherine Coleman Goble Johnson (White Sulphur Springs, Virginia Occidental; 26 de agosto de 1918 – Newport News, Virginia; 24 de febrero de 2020)12​ fue una física, científica espacial y matemática estadounidense que contribuyó a la aeronáutica de los Estados Unidos y sus programas espaciales con la aplicación temprana de las computadoras electrónicas digitales en la NASA.

Conocida por su precisión en la navegación astronómica, calculó la trayectoria para el Proyecto Mercury y el vuelo del Apolo 11 a la Luna en 1969.

‘En aquel tiempo teníamos que ser asertivas como mujeres  – asertivas y agresivas – y el grado en el que teníamos que serlo dependía de dónde estuvieras. Tenía que serlo. En los primeros tiempos de NASA a las mujeres no se les permitía poner su nombre en los informes. Ninguna mujer de mi división firmó ningún informe. Yo estaba trabajando con Ted Skopinski cuando quería irse a Houston, pero Henry Pearson, nuestro supervisor, no era partidario de las mujeres, y presionó a Ted Skopinski para que terminara el trabajo que estábamos procesando. Finalmente Ted le dijo Katherine debería terminar el trabajo, ella ha hecho la mayor parte del trabajo. Así que Ted no le dejó otra salida a Pearson. Yo terminé el trabajo y lo firmé. Fue la primera vez que una mujer de nuestra división puso su firma en algo.’

Más tarde se trasladó al área de Controles de Naves Espaciales (Spacecraft Controls Branch). Coleman Goble Johnson calculó la trayectoria del vuelo espacial de Alan Shepard,​ el primer estadounidense en viajar al espacio, en 1961. También calculó la ventana de lanzamiento del Proyecto Mercury de 1961. En 1962, cuando la NASA comenzó a utilizar computadoras electrónicas para calcular la órbita de John Glenn alrededor de la Tierra, fue convocada para verificar los resultados de la computadora. Glenn dijo que no volaría si ella no verificaba los cálculos.

Biography.com afirmó que eran cálculos mucho más complejos ya que tenían que tener en cuenta la fuerza gravitacional de muchos cuerpos celestes.