“Disculpen las molestias, nos están asesinando”

“Disculpen las molestias, nos están asesinando”

Madrid ha sido hoy escenario de una marcha histórica contra “las violencias machistas”. Decenas de miles de personas, en su mayoría mujeres, procedentes de toda España y de diferentes países de Europa y Latinoamérica, han levantado su voz por las calles de Madrid para recordar y hacer valer a las que “ya no están y no pueden hablar” al ser víctimas de esta lacra social, que ha motivado esta manifestación sin precedentes.

Estas han sido solo algunas de las consignas que se han lanzado durante la iniciativa convocada por el movimiento feminista y a la que se han sumado todos los grandes partidos políticos, sindicatos y una multitud de organizaciones y colectivos sociales, además de asociaciones de mujeres. El Paseo del Prado de la capital, donde se ha iniciado la marcha, frente al Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, ha acogido desde primera hora de esta mañana a miles de personas con camisetas moradas en solidaridad con las mujeres asesinadas, cuyo dolor ha sido escenificado en una performance (Women in Black) en la que han participado alrededor de 300 mujeres.

Con sus siluetas de luto riguroso, tumbadas en el suelo y el contorno de cada ‘cadáver’ pintado con una tiza gruesa han querido recordar a las 1.378 mujeres asesinadas por el “terrorismo machista” en los últimos 20 años.

Ambiente reivindicativo
Esta puesta en escena ha sido el punto de arranque de esta manifestación que ha discurrido por las calles de Madrid en un ambiente distendido, con el sonido de varias batucadas, pero también reivindicativo con los cánticos de una multitud clamando: “¡Basta ya, esto se tiene que acabar!”.

Sólo al comienzo de la marcha se ha producido un pequeño incidente cuando varios simpatizantes de Vox han sido increpados por llevar una pancarta que decía “Ni machismo, ni feminismo. La violencia no tiene género”.

Pero ha dado la impresión de que hoy los políticos no han querido estar en primera línea de la cabecera. Sus declaraciones las han realizado antes de que comenzara la marcha en zonas cercanas a la misma y luego han dejado que las víctimas y el colectivo feminista encabezara la marcha.

Gran pacto ciudadano
En este sentido, el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, se ha mostrado convencido de que a partir del próximo 20 de diciembre liderará un “gran pacto de Estado ciudadano, social e institucional” para acabar con la violencia de género en España. Además, ha abogado por dotar de un mayor presupuesto a las políticas contra la violencia de genero, lo que hará en caso de vencer en las próximas elecciones generales.

Más presupuesto también ha pedido el portavoz del PSOE en la Asamblea de Madrid, Ángel Gabilondo, quien además ha reprochado al PP que no estuviera representado en la marcha contra la violencia de género “al máximo nivel”.

Representación secundaria
Se refería Gabilondo a la presencia de la vicesecretaria de Estudios y Programas de los populares, Andrea Levy, como máxima representante de la formación que preside Mariano Rajoy. La propia Levy se ha visto obligada a aclarar, a su juicio, que el Gobierno no ha hecho recortes en los planes contra la violencia de género, insistiendo en que no es un día para hacer partidismo y demagogia y tampoco para utilizar a las víctimas como “arma arrojadiza” contra el Gobierno.

En el bando contrario
Por su parte, el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, ha mostrado su convencimiento de que quienes recortan y redactan leyes del aborto “que nos llevan 30 años atrás” están en el “bando contra las mujeres” y sobre la propuesta de Sánchez de un pacto social ha precisado que no “se trata de pactos de Estado”, sino de “un gran acuerdo social”, puesto que hay que cambiar muchas leyes.

Las manifestantes han exigido en el manifiesto que esta lacra sea considerada una cuestión de Estado y se reforme la ley de 2004 para contemplar en ella todas las formas de violencia contra las mujeres, no sólo las que se dan en el entorno de las parejas o exparejas.

Diferentes lemas
“Del imponer sale el pegar y matar”, “No es moral, ni es amor, el maltrato soportar”, “El machismo es un crimen contra todos”, “La violencia no tiene género”, “016. Denuncia el maltrato” o “Educación machista, ni a chicos ni a chicas” son algunos de los lemas de las pancartas que portaban los asistentes, mientras las participantes gritaban como una sola voz “Si tocan a una, nos tocan a todas”, “Disculpen las molestias, nos están asesinando”, “¡No estamos todas, faltan las muertas!.