La contaminación en Granada, un problema que no solo está en la capital

La contaminación en Granada, un problema que no solo está en la capital

La orografía del Área Metropolitana o la quema de biomasa en la Vega agravan los efectos de la emisión de gases contaminantes

Granada es la segunda ciudad más contaminada de España. Así lo recoge el informe del Observatorio de Sostenibilidad de 2020, que analizó las muestras de dióxido de nitrógeno –NO2– en el aire de más de 80 ciudades del país. Este dato sitúa a la ciudad tan solo un puesto por detrás de Madrid y uno por delante de Barcelona.

No pasa desapercibido el olor a humo que se puede percibir por el centro de la capital, sobre todo tras un largo periodo sin llover. Tal es la cantidad de contaminación que se puede llegar a acumular que, desde diversos puntos del área metropolitana se puede observar una gran boina gris y amarilla que cubre la ciudad.

La pandemia trajo consigo un estado de alarma que confinó a la población varios días. Como consecuencia la contaminación en Granada se redujo notablemente, y así lo reflejan los datos: entre el 14 y el 31 de marzo de 2020, periodo en el que cesó toda actividad no esencial, la polución se redujo en un 64%.

Boina de contaminación sobre Granada el 10 de julio de 2020 | Foto: Archivo GD

Juan Andrés Casquero, investigador de la UGR y miembro del Instituto de Investigación del Sistema Tierra en Andalucía, afirma en declaraciones a este periódico que la contaminación, aparte de que esté producida por las emisiones de gases de los vehículos, también está producida por la quema de biomasa en la zona de la vega.

¿Cómo saber cuando hay mucha contaminación?

Para conocer a partir de qué niveles son perjudiciales los gases, se toma como referencia el umbral de 50 microgramos por metro cúbico de dióxido de nitrógeno por día y no sobrepasar esta cifra más de 35 días al año. Superada esta barrera, la polución comienza a ser nociva para la salud.

Casquero señala que «hay varios tipos de contaminantes, como son los gaseosos y el material particulado. El contaminante que más problemas da en Granada es el NO2, también conocido como dióxido de nitrógeno. A parte del límite anual que no se puede superar, también hay otros umbrales como son los horarios y que no permiten superar ciertas horas de contaminación elevada».

Existe también otra barrera, la de 200 microgramos por metro cúbico que, si se supera, como ha ocurrido en Madrid, se activan planes de emergencias para controlar la emisión de gases con medidas como el corte al tráfico de las autovías. El investigador afirma que «en Granada no tenemos este tipo de problema porque no tiene tanta densidad de tráfico».

Atasco en la A-44 en dirección Motril | Foto: Archivo GD

La orografía de Granada juega un papel bastante en contra para que la contaminación se disperse. La ciudad se encuentra en una llanura rodeada de montañas, con poco viento. La única forma de eliminar la polución es mediante corrientes de aire que la desplacen o mediante la lluvia, situación que en el primer caso no ocurre.

Casquero sostiene que «con las montañas la contaminación se queda atrapada en la Vega como si de una gran olla se tratase. Además, las bajas temperaturas del invierno ocasionan que los contaminantes se queden cerca de la superficie ya que el aire frío ‘pesa’ más que el cálido. Respecto a eliminar la contaminación con la lluvia, esto es una medida temporal ya que aunque llueva, si se siguen emitiendo gases, volverá a aparecer la temida boina gris al poco tiempo».

¿Qué efectos en la salud conlleva la exposición a la contaminación?

«Dependiendo del contaminante hay unos efectos u otros, algunos irritan las vías respiratorias e incluso los bronquios, y otros gases con partículas más pequeñas se depositan en los alveolos pulmonares y entran incluso en la sangre», apostilla el investigador.

«Aunque a corto plazo parezca que los gases son inofensivos, una exposición prolongada en el tiempo puede originar la aparición de algún tipo de cáncer en el cuerpo, ya que las partículas aspiradas entran en contacto con la sangre y se depositan en cualquier lugar del organismo».

Desde la Universidad de Granada buscan entender por qué la capital, una zona que no tiene la gran afluencia de tráfico de Madrid o Barcelona, es la segunda más contaminada de España. Para ello, el Instituto Interuniversitario del Sistema Tierra de Andalucía va a instalar en la Estación Granada Norte,–zona especializada en medir la emisión de gases de vehículos– unos equipos que estudiarán los niveles de polución.

Pese a tener menos tráfico que Madrid y Barcelona, Granada se sitúa como la segunda ciudad más contaminada de España | Foto: Archivo GD

La sociedad actual vive cada vez más consciente e involucrada con la contaminación. La gente trata el tema como una cuestión de salud y no solo de un problema medioambiental. Las personas han ido apostando en los últimos años por nuevas formas ‘cero emisiones’ de desplazarse, como son los coches y patinetes eléctricos y las bicicletas.

Así lucía Granada sin contaminación el 8 de abril de 2020 | Foto: Archivo GD

  Juan Carlos Polo Villanueva

FOTO: Granada supera a Barcelona en niveles de contaminación | Foto: Archivo GD
https://www.granadadigital.es/granada-ya-es-segunda-ciudad-mas-contaminada-espana-tras-superar-barcelona/