Por qué “ayudar” en las tareas de la casa no es suficiente

Por qué “ayudar” en las tareas de la casa no es suficiente

Un estudio realizado por Ariel y la consultora Ipsos muestra que la generación millennial se responsabiliza más en las labores domésticas, aunque sigue existiendo un desequilibrio entre hombres y mujeres.

Las tareas del hogar es uno de los aspectos en los que la brecha entre géneros se hace más evidente. Actividades tan cotidianas como cocinar, fregar, limpiar o planchar, asociadas históricamente al género femenino, se han convertido con el tiempo en labores cada vez más igualitarias, pero siguen existiendo matices importantes que nos separan de un equilibrio real. Cuando acometemos alguna de estas labores domésticas, ¿ayudamos o compartimos? ¿Qué percepción de estas tareas tiene la sociedad actual? ¿Las generaciones más jóvenes asumen su parte de responsabilidad independientemente de su género?

Todas esas cuestiones centran el estudio Los roles cambian, realizado por Ariel y la consultora Ipsos, y en el que ha participado el psicólogo experto en familia y crianza Alberto Soler. A través de encuestas a 472 personas, mitad hombres y mitad mujeres, con edades comprendidas entre los 20 y los 65 años, ofrecen una muestra de cómo la sociedad se ha ido adaptando paulatinamente a un escenario en el que las labores del hogar son cada vez más compartidas, con especial relevancia en el sector de población más joven.

Sin embargo, en sus resultados todavía se percibe una diferenciación en cuanto a la percepción de determinadas tareas. “En la actualidad sigue siendo necesario cambiar la mentalidad de la sociedad para que el concepto de ‘ayudar’ se destierre y se reemplace por el de ‘compartir”, explica el propio Soler. “Tenemos que asumir que aún tenemos un gran desafío: que los roles dejen de estar sexualizados”.

Hacia la corresponsabilidad

El reparto de actividades relativas al hogar dentro de la pareja es uno de los puntos sobre los que incide el estudio, y en ese aspecto presta especial atención a los términos en los que se refieren los encuestados a su papel en dichas actividades. Así, el 57% de los encuestados de entre 20 y 35 años afirma “compartir” las tareas en el hogar frente a un 46% de personas de más de 40 años, en los que prevalece más el concepto de “ayudar”. Solo un 11% de los jóvenes se identifica con esta última manera de afrontar esas responsabilidades, frente a un 22% de las personas de más de 40 años.

La balanza doméstica sigue, sin embargo, desequilibrada. Un 39% de las mujeres jóvenes de la muestra dice encargarse casi a solas de las tareas del hogar, frente a un 13% de los hombres que aseguran estar en esa misma situación. Esta diferenciación se incrementa aún más en el segmento de las mujeres mayores de 40, con un 62% de encuestadas que se encargan ellas solas de estas labores. En el caso de familias con hijos, el estudio muestra como algo más del 10% de los progenitores “comparten” las actividades del hogar, mientras que cerca de un 90% utiliza el término “ayudar.

Cambiar la percepción

Si la brecha entre sexos poco a poco va disminuyendo, la percepción en cuanto a determinadas labores de la casa todavía está demasiado lejos de resultar igualitaria. Pese al cambio generacional, el estudio muestra que sigue existiendo una noción que apunta a que las mujeres desempeñan determinadas actividades. En el caso de los encuestados de entre 20 y 35 años, el 40% todavía cree que hay tareas que se le dan mejor a las mujeres que los hombres, tales como hacer la colada o planchar, frente a otras como sacar la basura o realizar reparaciones domésticas, que se asocian con el género masculino.

En los segmentos de población de mayor edad, esta percepción se acentúa: un 42% de mujeres de más de 40 años asegura que ellas realizan mejor ciertas tareas del hogar que ellos, frente a un 33% de mujeres más jóvenes. Para Alberto Soler, “hay una evolución sostenida en cuanto a mujeres jóvenes que cada vez consideran más que no hay una capacitación especial en el sexo para realizar mejor las tareas. Todavía un 39% de las mujeres jóvenes afirman seguir teniendo la responsabilidad de casi todas las tareas de casa, aunque es remarcable la reducción respecto al 62% de las mujeres más mayores”.

Según Erika Gamero, directora de Ariel, en el estudio se percibe ·una evolución positiva pero no es suficiente y urge cambiar la percepción de que las mujeres hacen mejor determinadas tareas del hogar”. El estudio Los roles cambian es parte del compromiso con la corresponsabilidad de Ariel, con el que se marca el objetivo de visibilizar el reparto de tareas domésticas entre hombres y mujeres. La campaña, lanzada en 2021, incluye distintas acciones para la redistribución de los roles y para abrir un debate público sobre el camino que queda por recorrer hasta un compromiso igualitario.

EL PAIS

https://elpais.com/eps/2022-02-18/por-que-ayudar-en-las-tareas-de-la-casa-no-es-suficiente.html