EL PP SE PONE MANOS A LA OBRA

EL PP SE PONE MANOS A LA OBRA

FEIJOÓ pone a trabajar el nuevo PP. Después del funeral político de Pablo Casado, al que él mismo asistió intentando evitar la humillación, y pensando todavía qué es lo que pudo hacer mal para estar de salida, y de la entronización de Alberto Núñez Feijoo, hecha a su medida, por aclamación, como el quería desde el principo, el Partido Popular se pone manos a la obra.

Ayer lunes se reunió, por primera vez, el nuevo comité de dirección, los nuevos nombres que nos dejaron ayer la fotografia de ese nuevo eje Galicia-Andalucía que va a comandar el PP a partir de ahora. Toda una declaración de intenciones, ya con la elección del nueclo duro del partido y con el tono con el que Feijoó arengó a los suyos en el Congreso de Sevilla. No hubo debate ideológico, no quedó claro que va a hacer con los retos inminentes, la crisis porvocada por la guerra en Ucrania, la relación con Vox, la renovación del Consejo General del Poder Judicial o los pactos con el gobierno de Sánchez. Pero aún sin aclarar nada de esto, quedo claro cual es el tono que le gusta a Feijóo. 

Los decibelios bajaron unos cuantos grados con respecto a los que nos tenía acostumbrados el anterior PP, se intuye un PP más pragmático, centrado en la gestión y más alejado de la descalificación por sistema y el discurso vacío de propuestas de Pablo Casado. Claro que tendrá que decidir también que quiere hacer con Vox, y no solo que quiere hacer con los pactos con Vox, tendrá que decidir qué quiere hacer con el discurso del partido de la ultraderecha que tantas veces ha arrastrado al PP, el propio Feijoo cayó en la tentación durante su gira precongreso. La siguiente estación en la que tiene parada el nuevo PP es en Andalucía, con una concatoria electoral, cuya fecha provoca temblor de piernas al presidente Moreno Bonilla y que podría ser, incluso, antes del verano.

El entendimiento con Vox, como ya hemos visto en Castilla y León va a ser imprescindible, la propia encuesta que hoy les contamos en la SER y el Pais habla de la recuperación del PP aunque Vox se convierte en imprescindible si quiere gobernar. Habrá que ver cuál es el discurso de Feijóo en este y en los demás temas. De momento hay una buena noticia, también desde la Moncloa parecen haber entendio la necesidad de que los dos partidos hablen y busquen puntos de consenso. Hubo llamada el mismo fin de semana y el jueves ya va a haber reunión Sánchez-Feijóo.

Si se abre una nueva etapa que rebaje la polarición y la crispación, si los consensos son posible, o al menos se buscan, y si esto se traslada también, porque es imprescindible, a la derecha mediática, del Congreso del PP habrá salido algo más que la renovación del partido, habrá salido una oposición indispensable para el buen funcionamiento de la democracia.

Àngels Barceló