Armando y Germaine: dos luchadores por la libertad’

Armando y Germaine: dos luchadores por la libertad’

El historiador Alfonso Martínez Foronda rinde homenaje a Armando Castillo Pérez y a su compañera, Germaine Muñoz Aznar, una pareja de combatientes excepcionales, representantes de aquella España del “no pasarán” y que vieron, al final de sus vidas, una emergente democracia, el inicio de lo que habían soñado: la libertad. Una historia que merecía ser contada.

Armando Castillo Pérez nació el 25 de abril de 1920 en Alfarnate, provincia de Málaga, pero vivió desde siempre en Alhama de Granada en una familia de jornaleros, con doce hermanos más, en unas condiciones de extrema pobreza. De muy joven se afilió a las Juventudes Socialistas y, posteriormente, a las Juventudes Socialistas Unificadas (JSU), participando de forma activa, en el movimiento revolucionario que desembocó en el Frente Popular del 1936 y que intentó derrocar a las fuerzas reaccionarias que mantenían a la gran mayoría del pueblo en la miseria. Con el golpe militar del 18 de julio de 1936, y el inicio de la guerra civil, se incorpora al Ejército Popular, abandonando  Alhama en enero de 1937, con la entrada del ejército fascista en esa ciudad, iniciando la huida hacia Málaga, para no volver hasta 30 años después.

Al final de la guerra, en marzo de 1939, acaba como refugiado en los campos de concentración franceses de Saint Cyprien, Le Barcares y Argeles Sur Mer

Durante la Guerra Civil participa en los frentes de Andalucía y del Levante en el “Batallón Granada”, el 2º Batallón de la 79 Brigada Mixta y la 181 Brigada del ejército republicano. Acabó siendo sargento del mismo. Al final de la guerra, en marzo de 1939, acaba como refugiado en los campos de concentración franceses de Saint Cyprien, Le Barcares y Argeles Sur Mer.

Fue trasladado a otros campos en el sur de Francia, escapándose e incorporándose a los Maquis, donde luchó contra los alemanes en distintas operaciones guerrilleras, siendo nombrado Capitán de la 3ª Compañía de la Brigada de guerrilleros españoles. Participó en la liberación de Perpignan

En enero de 1940 es mandado a una compañía de trabajo al sur de Normandía y con la derrota del ejército francés en junio de 1940  fue trasladado a otros campos en el sur de Francia, escapándose e incorporándose a los Maquis, donde luchó contra los alemanes en distintas operaciones guerrilleras, siendo nombrado Capitán de la 3ª Compañía de la Brigada de guerrilleros españoles. Participó en la liberación de Perpignan. En el otoño de 1940 montó, en el Departamento de la Haute-Vienne, uno de los primeros grupos de guerrilleros españoles en Francia, en el seno del GTE 643, con sede en Saint-Junien. Junto a Cristino García y José Sanz estuvo organizando los grupos de maquis en las zonas de Alta Saboya, Cantal Alto, Vienne y en los bosques de la Lozere, Ardeche y en las comarcas mineras del Gard. Tras evadirse del campo de Vernet, se hace cargo del destacamento de Ceret de la 1ª Brigada (Pyrénées-Orientales) de la 4ª División de Guerrilleros Españoles, al mando de Cámara. En junio de 1944 fue nombrado jefe de Estado Mayor de la 1ª Brigada, a la que dotó de una mayor eficacia.

Ricardo y Germaine en su exilio francés. *

A finales de julio de 1944, tras decidir el Estado Mayor de los guerrilleros y el de los FTPF la ocupación de Prades y asaltar el cuartel general de la Gestapo, instalado en una finca llamada “Ville Margarite”, Armando Castillo y varios de sus hombres montaron un servicio de vigilancia para estudiar las idas y venidas de los ocupantes, así como los puntos estratégicos. En agosto de 1944, junto a Rafael Martín, siguieron los movimientos de los destacamentos alemanes de los puestos fronterizos, que se reagrupaban para retirarse, emboscando a una columna en el Pont de Reynes, con un éxito total: tras bloquearles y hacerles numerosas bajas, los alemanes se rindieron, capturándoles 160 prisioneros, 20 camiones, 102 fusiles, 5 ametralladoras, 10 metralletas y 3 toneladas de municiones. Acto seguido el destacamento de Ceret libró todo el valle del Tech (Prats de Molló, Amelie, Ceret…), colaborando luego en la liberación de Perpignan.

Durante la Segunda Guerra Mundial se integra en la Resistencia contra el fascismo y, entre otros cometidos, actúa de enlace de los Guerrilleros Españoles, sirviendo su casa en multitud de ocasiones como refugio de ellos

Al finalizar la II Guerra Mundial y al no intervenir los aliados en España, el Partido Comunista decidió que las fuerzas Guerrillearas que habían luchado en Francia, pasaran la frontera y iniciaran la lucha de los Maquis, en el Valle de Arán, contra el ejército franquista. Resultó ser un fracaso y tuvo que volver, salvándose de milagro, a Francia, en el año 1945. A partir de este momento, Armando, se dedicó a la organización de la J.S.U. por distintos puntos del sur de Francia. En una de estas reuniones conoció a quien iba ser su compañera de toda la vida, Germaine Muñoz Aznar, nacida el 2 de junio de 1927 en Nimes (Francia), hija de emigrantes de Mazarrón (Murcia).  Ella, desde muy joven, mantiene una relación con los emigrantes republicanos españoles, sobre todo, con los comunistas. Durante la Segunda Guerra Mundial se integra en la Resistencia contra el fascismo y, entre otros cometidos, actúa de enlace de los Guerrilleros Españoles, sirviendo su casa en multitud de ocasiones como refugio de ellos. En 1945 se afilia a la J.S.U, y en 1946, conoce a quien iba a ser su compañero de toda la vida, Armando, en una reunión de las Juventudes Comunistas. A partir de ese momento, sus vidas se entrelazan en una trayectoria común e inseparable hasta su muerte.

Ricardo, junto a Jaime Ballesteros y Santiago Carrillo.*

El nombre de Armando aparece, posteriormente, relacionado con los intentos del PCE por organizar la salida de España de los guerrilleros de Granada y Málaga

El nombre de Armando aparece, posteriormente, relacionado con los intentos del PCE por organizar la salida de España de los guerrilleros de Granada y Málaga. Según señala Azuaga, haciéndose eco de lo manifestado por el propio Armando Castillo, Santiago Carrillo entró en contacto con él al saber que un hermano suyo, Jerónimo, se encontraba en España y podía ponerse en relación con los guerrilleros. Carrillo le propuso que su esposa, Germaine, entrase en nuestro país para organizar la evacuación junto con Jerónimo Castillo. Armando no podía hacerlo, pues había luchado en la guerrilla y era conocido por la policía española. Se procuró que Germaine entrara por medios absolutamente legales, así que se dirigió al Consulado español en Lyon para obtener la documentación. A los pocos días se recibió en el organismo diplomático un comunicado del Ministro español de Asuntos Exteriores, Alberto Martín Artajo, manifestando la orden que se había dado a los pasos fronterizos de impedir el paso de Germaine a España. Las posibilidades de contacto con la Agrupación Guerrillera se hicieron luego mucho más difíciles, sobre todo a raíz de que el PCE fuera ilegalizado en Francia en septiembre de 1950, siendo ministro del Interior el socialista Jules Moch. Gran parte de los comunistas españoles residentes en Francia fueron reducidos en la isla de Córcega. En 1947 nacería su primer hijo  al que llamaron  Rubén, en homenaje al hijo de  la Pasionaria, muerto en Stalingrado. En 1949 se fueron a vivir a Grenoble, donde tuvieron otros dos hijos, Jorge (1954) y Juan Ricardo (1960).

Germaine, en el centro, en un 1º de mayo en Granada en 1978.*

En 1978 su mujer e hijo menor vuelven también  para vivir conjuntamente lo que siempre soñaron: la libertad y la democracia para España

Es probable que se intentara enviar a Armando a Granada en 1952, pues en el Archivo del PCE nos encontramos dentro del “Plan de trabajo para Andalucía”, fechada el 15 de mayo de 1952, la siguiente información: “Organizar la visita legal del camarada Armando Castillo, que parece ser se está organizando, y puede dar información de algo de lo que hay en esta ciudad”. (AHPCE, Jacq. 1117). Con la política de “la Reconciliación Nacional” del Partido de 1956, y la preparación de la Huelga General Pacífica de 1958, Armando es enviado a Bilbao, donde es detenido, torturado, juzgado por un Tribunal Militar por “Rebelión militar” y condenado a dos  años y  seis meses de cárcel, siendo a continuación  expulsado de España. En 1969 se traslada con su familia a París, donde prosigue su actividad como militante y dirigente comunista, organizando la lucha  y la ayuda contra el franquismo, con viajes clandestinos a España, junto con Germaine y Rubén. Con la muerte del dictador, volvió a Granada en el año 1976  a ayudar a consolidar la democracia,  y con la legalización del Partido Comunista en 1977, se convierte en uno de sus miembros más activos. Al mismo tiempo se afilia a CCOO. En 1978 su mujer e hijo menor vuelven también  para vivir conjuntamente lo que siempre soñaron: la libertad y la democracia para España. Armando fue miembro de la dirección provincial y regional, responsable de medios de comunicación y de Mundo Obrero en Granada y de la revista Ahora. Al mismo tiempo, Germaine fue responsable de administración del  PCE y del PTE en Granada hasta finales de los ochenta.

En la II Conferencia Provincial del PCE –Pinos Puente, 1 de julio de 1979-, Armando será elegido miembro del Comité Provincial formado por 35 personas. Posteriormente, formará parte del Partido del Trabajo de España, de Santiago Carrillo, y dirigirá su revista “Ahora”. Armando muere en Granada el 24 de junio de 2008 y Germaine muere en Denia (Alicante) el 2 de febrero de 2016.  Ellos fueron una pareja de combatientes excepcionales, representantes de aquella España del “no pasarán” y que vieron, al final de sus vidas, una emergente democracia, el inicio de lo que habían soñado: la libertad. En la imagen, Germaine y Ricardo en su exilio francés. *

Todas las fotos han sido cedidas por su hijo Ricardo Castillo.

Fuentes:

  • (Fondo PCA, caja 363, en AHCCOO-A).
  • ARASA, Daniel: La invasión de los maquis. Barcelona, Belacqva, 2004, p. 44.
  • AZUAGA RICO, José María: La guerrilla antifranquista en Nerja. Nerja, Izquierda Unida, 1996, p. 175
  • PONS PRADES, Eduardo: Guerrillas españolas. 1936-1960. Colección Espejo de España, Planeta, Barcelona, 1977.
  • SERRANO, Segundino: Maquis. Historia de la guerrilla antifranquista, Madrid, Temas de Hoy, 2001, pp. 229, 371 y 448.
Alfonso Martínez Foronda. Licenciado en Filosofía y Letras, profesor de Secundaria e históricamente vinculado al sindicato CCOO, en el que ocupó distintas responsabilidades, como investigador ha profundizado en el movimiento obrero y estudiantil.

Otros artículos de Alfonso Martínez Foronda:

Sobre la historia del PCE, en el año de su centenario:

 

Alfonso Martínez Foronda

Fotos cedidas por su hijo Ricardo Castillo

http://www.elindependientedegranada.es/ciudadania/armando-germaine-dos-luchadores-libertad