La lucha estudiantil contra el franquismo y por las libertades será reconocida por la UGR con una placa en la antigua Comisaría de los Lobos

La lucha estudiantil contra el franquismo y por las libertades será reconocida por la UGR con una placa en la antigua Comisaría de los Lobos

«Teníamos la obligación política y ética de luchar contra la dictadura, que nos consideró un enemigo a batir», resalta Carmen Morente (VECINA DE ATARFE), una de las estudiantes represaliadas que forma parte del Grupo Placa Comisaría, que ha impulsado el reconocimiento.

La lucha estudiantil en el seno de la Universidad de Granada contra la dictadura franquista y por las libertades democráticas, los derechos humanos y la dignidad será siempre recordada en el edificio que albergó la antigua Jefatura Provincial en la Plaza de los Lobos, inmueble adquirido por la institución académica. 

Este reconocimiento se enmarca en las acciones de la UGR por la Memoria Democrática y la reparación de los miembros de su comunidad universitaria que fueron represaliados, muchos de ellos incluso asesinados por los franquistas. Y se llevará a cabo durante unas jornadas que se celebrarán los próximos 2 y 3 de junio. Así, en el inmueble se colocará una placa en reconocimiento a esta lucha, mientras que la Facultad de Traducción e Interpretación, que fue la sede de la Facultad de Letras, una de las más comprometidas en la lucha, albergará una mesa redonda sobre el movimiento estudiantil. El encuentro finalizará con una «asamblea abierta», similar a la que se celebraba cuando se creó el Sindicato Democrático de Estudiantes Universitarios.

Alumnos y alumnas que fueron represaliados, en el Grupo Placa Comisaría, han promovido el reconocimiento a la lucha estudiantil contra la dictadura franquista y por las libertades democráticas

La iniciativa surgió de un grupo de antiguos alumnos y alumnas que fueron represaliados, tras conocer que la antigua sede policial, en la que se llevó a cabo la represión contra los estudiantes, había pasado a manos de la UGR. Era importante que se recogiera la represión de los estudiantes que lucharon contra Franco y por las libertades, que fueron «detenidos, secuestrados y torturados» en las dependencias, como recuerda en una conversación con El Independiente de Granada, Carmen Morente, una de las impulsoras. 

Esta propuesta fue planteada el 28 de mayo del pasado año a la UGR, en el transcurso de una reunión con la rectora, Pilar Aranda, y el vicerrector Pedro Mercado. 

«Ha sido un año de fructífero trabajo» que se ha concretado en las actividades que se desarrollarán los días 2 y 3 de junio.

El grupo de estudiantes, Grupo Placa Comisaría, como se han denominado en alusión a la colocación de la placa en recuerdo de esta lucha, logra con estos actos «visibilizar» a un movimiento sociopolítico «que tanto luchó por las libertades democráticas y por la transformación de la sociedad española, en el peor de los escenarios, el de una dictadura fascista. 

El movimiento estudiantil tenía «la obligación política y ética de luchar contra la dictadura», la asumió y eso convirtió a este movimiento en un «enemigo a batir» para el régimen franquista

Porque como resalta Carmen Morente, aunque al movimiento estudiantil español en cierto modo se le ninguneó alejándolo de las reivindicaciones del mayo del 68 francés, a pesar de que las conquistas que lograron «no fueron pocas», la verdadera lucha se libró contra la dictadura franquista. «Aquí teníamos la obligación política y ética de luchar contra la dictadura». Y eso convirtió muy pronto a este movimiento en un «enemigo a batir» para el régimen franquista, que «desplegó toda su capacidad y represión» contra los universitarios y universitarias. 

«Todo era ilegal. Desde pegar un cartel, elaborado a mano, hasta desplegar pancartas pintadas con Canfor», apostilla. 

Hace hincapié en el papel desarrollado por el Sindicato Democrático de Estudiantes Universitarios, que generó «una onda de ilusión» y que fue «una escuela de democratización de la ciudadanía», combatida con dureza por el franquismo, y también el papel de las estudiantes. «Mujeres aguerridas» que plantearon ya desde ese momento la lucha por la igualdad y contra el patriarcado.

Para este movimiento estudiantil, en el caso de Granada, la antigua comisaría de la Plaza de los Lobos tuvo un significado evidente: allí iban a parar sus integrantes tras las periódicas «caídas» cuando actuaba la Brigada Político Social y «descabezaba» al colectivo. 

La experiencia dentro de la comisaría fue «terrorífica», recuerda Morente que cita «secuestros», por cuanto que, en determinados momentos del tardofranquismo, con Estados de Excepción o con la Ley Antiterrorista, podían permanecer «aislados» allí durante días sin conocimiento de las autoridades judiciales; y torturas. Estaban en la «indefesión más absoluta».

Por ello Morente hace hincapié en la valentía de la UGR con la rehabilitación pública de la comunidad represaliada. 

Los actos:

El día 2 de junio, a las 18:30 horas, en la Plaza de los lobos, tendrá lugar la colocación de la placa, con presencia de las autoridades académicas y de una nutrida representación de alumnos y alumnas represaliadas.

El día 3 de junio, en la Facultad de Traducción e Interpretación, lugar emblemático de la lucha de los estudiantes de la UGR, ya que fue Facultad de Letras con anterioridad, a las 19:00 horas tendrá lugar una Mesa Redonda, con la temática del movimiento estudiantil como eje central y a su finalización, una “Asamblea” abierta, como en los tiempos del Sindicato Democrático de Estudiantes Universitarios.

 
IndeGranada
FOTO: Imagen de archivo del edificio de la antigua Jefatura de la Plaza de los Lobos.
https://www.elindependientedegranada.es/ciudadania/lucha-estudiantil-franquismo-libertades-sera-reconocida-ugr-con-placa-antigua-comisaria