La primera corresponsal de guerra: CARMEN de Burgos y Seguí

La primera corresponsal de guerra: CARMEN de Burgos y Seguí

Nacida en Almería y formada en la Escuela Normal de Maestras de Granada, fue una activista de los derechos de la mujer. Escribió artículos, ensayos y novelas que han trascendido en España y otros países

CARMEN de Burgos y Seguí (Almería, 1867-Madrid, 1932). Es un nombre ligado a su tierra natal, por supuesto, a Granada y a Jaén. En Baeza persiste un centro de formación que lleva su nombre. Escritora, traductora, pedagoga y activista de los derechos de la mujer está considerada como la primera periodista profesional en lengua española por su condición de redactora del madrileño Diario Universal en 1906. Y también la primera mujer corresponsal de guerra. En junio de 1885, con 18 años, realiza en la Escuela Normal de Maestras de Granada las pruebas de reválida para maestra de primera enseñanza elemental. En el archivo de la Universidad de Granada se guardan casi cuarenta páginas con las peticiones y pruebas que lo atestiguan.

Cuentan las crónicas que firmaba bajo el pseudónimo de Colombine, aunque no fue el único. Perteneciente a la generación del 98. También utilizó Gabriel Luna, Perico el de los Palotes o Marianela. Perteneciente a la generación del 98. Esta almeriense destacada se casó con tan solo 16 años y tuvo tres hijos. Tras el fallecimiento de dos de ellos y tras su divorcio, hizo las maletas y se fue a Madrid donde plasmó su preocupación por los grupos sociales menos favorecidos.

En la biografía de Carmen de Burgos, publicada en el Instituto Cervantes, se pone de manifiesto que «implicada en la causa republicana, lucha por los derechos de las mujeres y los niños, la oposición a la pena de muerte, el divorcio y el sufragio universal. Esta lucha se ve materializada en 1920 con la creación de la Cruzada de las Mujeres Españolas». Estuvo, impartiendo clases, en las escuelas de Toledo y Guadalajar.

Impartió su magisterio y su Ciencia, expandió su pluma y utilizó su activismo para luchar por los más desfavorecidos en todas las facetas. En su biografía figura también que en 1908 fundó la Alianza Hispano-Israelí en defensa de la comunidad sefardita internacional. En 1911 fue nombrada profesora de la Escuela de Artes y Oficios de Madrid, trabajo que compatibilizó con clases a ciegos y sordomudos.

Escribió cientos de artículos en periódicos madrileños, historias cortas, ensayos y novelas. Defendió varias causas, entre ellas la presencia de las mujeres en la vida pública. En su Fundación destacan una reflexión: «Detesto la hipocresía y como soy independiente y libre y no quiero que me amen por cualidades que no poseo, digo siempre todo lo que siento y se me antoja. Así los que me quieren, me quieren de veras. Los que me detractan por la espalda, se quitan el sombrero delante de mí. Jamás pensé en el medro personal a costa de mi libertad o de abjurar de mis convicciones».

En su Fundación recogen: «El día 9 de octubre de 1932 fallecía en Madrid, cuando participaba en una reunión política del Círculo Radical Socialista. Su último aliento fue para vitorear a la República».

ANDREA G. PARRA

https://www.ideal.es/ciencia/primera-corresponsal-guerra-20220815232626-nt.html?edtn=granada#vca=fixed-btn&vso=rrss&vmc=fb&vli=Ciencia