28 febrero 2024

El parón judicial durante los peores meses de pandemia y los problemas derivados de un «exceso de convivencia» en aquel momento explican el repunte, según expertos

A lo largo del año pasado, en la provincia se tramitaron un total de 1.730 procesos de divorcio, lo que supone una media que roza los cinco casos diarios (4,7), según la información pública más reciente que ofrece el Instituto Nacional de Estadística (INE). La cifra supone un importante incremento sobre las del año anterior; en concreto, el repunte alcanza los 29,7 puntos porcentuales sobre 2020, cuando la cifra se quedó en 1.334, la más baja de la serie histórica reciente del organismo estadístico nacional, que abarca hasta el año 2013.

Esta subida es, de hecho, la más alta de todo el entorno andaluz, superando solo por tres puntos los registros de Almería y Huelva, pero triplicando la cifras de Sevilla o multiplicando por hasta diez la de Córdoba (+2,62%), la única provincia donde esta tendencia no se dio con fuerza.

Además, las cifras superan ya también los niveles previos a la irrupción de la covid-19. En concreto, los 1.730 divorcios registrados en Granada el año pasado suponen un 5,8% más que los de 2019, una cifra que supera con mucho el incremento de la población en el mismo período. En este caso la provincia también lidera el escalafón andaluz; de hecho, solo Huelva ofrece también un dato positivo en este sentido, mientras el resto de la comunidad autónoma tuvo en el período de referencia menos matrimonios disueltos que en 2019.

La disolución de matrimonios por vía judicial ya supera en 6 puntos a la cifra previa a la irrupción de la covid-19

Los expertos consideran que hay dos factores fundamentales que en el caso de Granada explican el significativo repunte. El primero de ellos es el parón de la actividad judicial durante los peores meses de la pandemia, que han resultado en un incremento de la actividad conforme la situación comenzaba a volver a parámetros más habituales. El segundo es más bien de carácter cualitativo. Luis Eduardo Gómez Quesada, abogado granadino con 42 años de experiencia profesional a sus espaldas y que desde el pasado mes de marzo ostenta la presidencia del Grupo Especializado de Derecho de Familia del Colegio de Abogados de Granada, señala en conversación con este periódico que el «exceso de convivencia» que se ha vivido en algunos casos a raíz del confinamiento domiciliario ha podido resultar un detonante para acabar con relaciones matrimoniales.

Muchas de estas familias, señala el experto, «no estaban acostumbradas a tener que vivir en una casa relativamente pequeña conviviendo a todas horas, en especial con los hijos, que a menudo también resultan causa de disputa». «Parece cruel, pero es real», resume el letrado.

Divorcios en la tercera edad

Además, señala también que en los últimos años ejerciendo su profesión se ha encontrado con muchos más casos de parejas que se divorcian más allá de los 65 años, algo que hasta entonces venía siendo una rareza.

En su opinión, esto tiene que ver con una cierta liberación del matrimonio una vez que los hijos ya se han criado y, sobre todo, se han independizado. Una situación que en muchas ocasiones da lugar a lo que se conoce como el síndrome del nido vacío. Antes, afirma Quesada, «lo normal era aguantar», pero esa mentalidad ha cambiado, apunta, en la última década. En este sentido, la estadística oficial muestra que prácticamente siete de cada diez relaciones que finalizan en divorcio en Granada (en concreto, el 69,2%) estaban compuestas por cónyuges que llevaban al menos una década casados.

Desde su promulgación definitiva en 1981, la ley del divorcio ha convertido a este proceso en el mayoritario de disolución de matrimonios en España en detrimento de las separaciones. Mientras que en 2021 las primeras fueron 1.730, las separaciones solo fueron 96, un 94,4% menos.

32 divorcios y separaciones entre parejas homosexuales

El año pasado, en la provincia fueron 32 las parejas de cónyuges del mismo sexo que se enfrentaron a un proceso de separación o divorcio. Una cifra que apenas supone el 1,7% del total de procesos que pasaron por los juzgados granadinos. La mayoría de ellos, 26 de los 32, fueron divorcios, y solo las seis restantes separaciones. Las proporciones son muy similares a las registradas en los matrimonios, lo que apunta a que no hay diferencias significativas en función de la orientación sexual de los cónyuges.

JUANJO CERERO

FOTO: Un total de 1.730 matrimonios de Granada acabaron el año pasado en divorcio, y otros 96 en separación. / IDEAL

https://www.ideal.es/granada/numero-divorcios-granada-20220808162621-nt.html

 
A %d blogueros les gusta esto: