Las palabras de Putin pueden abocarnos a un invierno todavía más sombrío y complicado

Las palabras de Putin pueden abocarnos a un invierno todavía más sombrío y complicado

Putin ha anunciado una movilización militar parcial de 300.000 reservistas para la guerra en Ucrania.

La llamada a filas será inmediata y los reclutados recibirán entrenamiento militar. «Solo los ciudadanos de la reserva estarán sujetos a la llamada de la movilización parcial”, ha anunciado y ha prometido que recibirán «entrenamiento adicional» antes de ser enviados frente. La reacción de los rusos ha sido agotar los vuelos para salir del país. Por su parte, Bruselas ha calificado de «temeraria» la «apuesta nuclear» de Putin.

Ni los avances de la contraofensiva ucraniana, ni las dudas que aumentan en el kremlin, ni las preocupaciones de sus aliados más próximos —como China— han hecho cambiar la postura de Vladimir Putin sobre la invasión. En su momento más bajo, en el momento en el que su estrategia está más debilitada, Putin ha optado por una huída hacia adelante, dejando claro que no piensa renunciar a los territorios ocupados y —sobre todo— dejando claro que se prepara para una escalada en lo militar.

Su anuncio de esta mañana proclamando una «movilización militar parcial» que implica la llamada a filas de 300.000 reservistas es un reconocimiento de que las cosas en Ucrania —su operación militar especial— no va bien. Ni ha ido bien, ni va bien. Y ahora tiene que decretar esta movilización (inédita desde la segunda guerra mundial) para resolver los problemas que está teniendo para reclutar nuevos hombres y llevarlos al frente. Los elegidos tendrán muy pocas opciones para evitarlo porque el parlamento ruso ha endurecido las condiciones para objetar y ha endurecido el castigo a quienes.

Un punto de inflexión

Esto es un punto de inflexión en la estrategia de Putin porque supone recurrir a la población rusa que —hasta ahora— se ha mantenido al margen de la contienda (con el descontento que eso puede generar) y es una decisión que está ligada al deseo de Rusia de anexionarse el territorio ocupado en Ucrania por la vía rápida, a través de referéndums exprés territorios que ahora se encargarían de defender los reservistas movilizados.

Putin no cede y eso implica que el final de la invasión de Ucrania no está cerca.

Última hora de la guerra en Ucrania, en directo | Centenares de detenidos en las protestas contra la movilización militar anunciada por Putin

Se disparan las firmas contra la movilización de Rusia y la venta de billetes para salir del país