En la biblioteca de Isabel Coixet: “Para ser feminista no hace falta leer nada, solo estar alerta”

En la biblioteca de Isabel Coixet: “Para ser feminista no hace falta leer nada, solo estar alerta”

La literatura y el cine han ido siempre de la mano en la vida de la cineasta catalana que pronto estrena ‘El techo amarillo’, un documental que define como la consagración de su carrera-

La biblioteca de Isabel Coixet (Barcelona, 1960) es “como un árbol”, con mil ramas. Novelas, ensayos, libros en inglés, en francés, guías de viajes… En ella, abundan las escritoras. Mucho más que en otras bibliotecas. Mujeres a las que les costó más que a ellos abrirse un hueco en el mundo literario. “Me sorprende la gente que habla del despertar del feminismo cuando leyeron a Simone de Beauvoir o a Virginia Woolf. Yo es que nací feminista y creo que para serlo no hace falta leer nada. Simplemente estar alerta y darse cuenta de que el mundo es chungo para las mujeres”, explica en este nuevo episodio de En la biblioteca de.

En la vida de la directora más premiada de nuestro país, la literatura y el cine siempre han ido de la mano. Desde que le regalaron una cámara de 8mm en su primera comunión y se pasaba horas leyendo libros de mayores, con el consentimiento de sus padres. Las adaptaciones literarias han sido habituales en su carrera. Dice que le tira el barro, lo difícil, los retos. Por eso ahora prepara una película sobre la novela Un amor, de Sara Mesa. “Cada vez que hago una adaptación literaria pienso que es la última vez que lo voy a hacer, pero entonces descubro un libro que despierta algo en mí… Siempre intento ser respetuosa, pero también sentirme libre. ¡Es más fácil cuando el autor ha muerto!” dice sin poder contener la risa.

Este próximo 16 de diciembre, estrena El techo amarillo, un documental sobre los abusos sexuales que sufrieron alumnas del Aula de Teatro de Lleida durante más de veinte años. Un documental con testimonios tan poderosos que se ha presentado como prueba en el caso: “Haces películas, campañas… Ahora mismo, por ejemplo, estaba enviando una idea para ayudar a las mujeres de Irán y al final siempre tienes la sensación de que todo esto es muy bonito, pero que habría que hacer alguna cosa más radical. Al menos, esta vez, ha servido para algo. Es la consagración de mi carrera. La gente se ríe cuando lo digo, pero es verdad”.

El título está inspirado en una novela corta, El papel pintado amarillo, de Charlotte Perkins Gilman. Una intelectual del siglo XIX que defendió los derechos civiles de las mujeres en Estados Unidos. “Ella habla del descenso a los infiernos de una mujer en plena depresión posparto y lo relacioné con el relato de Cristina, una de las alumnas que sufrieron abusos, que cuenta que se vio con un hombre encima, al que conocía desde que era una niña, y cómo solo podía mirar el techo que era amarillo. Me parece una imagen muy poderosa”, explica la cineasta arropada por las altísimas estanterías del recibidor de su casa, en el centro de Barcelona.

¿Cómo es la biblioteca de Isabel Coixet? ¿Cuál es la novela que le descubrió Nueva York? ¿Por qué Marcel Proust es uno de sus autores predilectos? ¿Cuál es el libro que nunca prestaría? Conversamos sobre estas y otras cuestiones en esta entrevista a Isabel Coixet de En la biblioteca de, formato de vídeo de EL PAÍS en el que hemos descubierto la biblioteca personal del Premio Nobel Mario Vargas Llosa, de novelistas como Arturo Pérez-Reverte, Lorenzo Silva o Rosa Montero, políticos como José Manuel García-Margallo o personalidades de la cultura como Peridis o Juan Diego Botto.

EVA BAROJA

FOTO: Isabel Coixet, en su biblioteca personalFoto: LUISMI H. | Vídeo: EPV

https://elpais.com/videos/2022-11-17/video-en-la-biblioteca-de-isabel-coixet-para-ser-feminista-no-hace-falta-leer-nada-solo-estar-alerta.html