Granada vuelve a celebrar la Toma entre críticas

Granada vuelve a celebrar la Toma entre críticas

Granada celebra este sábado 2 de enero la Toma de la ciudad en 1492 por parte de los Reyex Católicos, un año más entre las críticas de distintas asociaciones pro-derecho humanos y otros sectores sociales que consideran esta celebración una fiesta «xenófoba» y «anacrónica» que «rompe la convivencia democrática entre pueblos».

La Plataforma Granada Abierta ha reunido a cerca de un centenar de personas en el acto alternativo a la Toma de Granada y ha reivindicado la figura de Federico García Lorca como ejemplo de tolerancia frente a la llamada que agita «a la peor burguesía».

Versos de García Lorca y música de Juan Pinilla han protagonizado el acto alternativo a la Toma de la Plataforma ciudadana, que ha recordado este año el 80 aniversario del asesinato del autor de Yerma y ha vuelto a reivindicar que este festivo local se sustituya por el día de Mariana Pineda.

«Pretenden que el día de la Toma se convierta en el acto de inauguración de Capitalidad Cultural, algo que no es posible porque debe ser intercultural», ha apuntado el portavoz de la Plataforma, Francisco Vigueras, que ha abogado por conmemorar el hecho histórico sin que nadie se sienta excluido.

Ha recordado que García Lorca ya habló «del gitano, del negro, del judío y del morisco que todos llevamos dentro» y se opuso a la celebración de esta fiesta por agitar «como volverá a ocurrir hoy, a la peor burguesía, los putrefactos que quieren que esta tierra esté anclada en el pasado».

Granada Abierta ha recalcado además la «preocupación» de una fiesta con un «efecto llamada a la extrema derecha violenta que promueve la islamofobia», con consignas contra inmigrantes y que a su juicio hace «apología del fascismo contra ley de Memoria Histórica y ante pasividad de autoridades».

Aunque estaba previsto que el acto contara con el experto en la figura lorquiana Ian Gibson, el escritor ha disculpado su ausencia por motivos de salud en un acto que ha contado con la música de Juan Pinilla y los versos de Ángeles Mora, junto a una interpretación del músico andalusí Suhail Serghini, acompañado de Antonio Gil, exdirector del Centro Cervantes en Estambul.

El 2 de enero fue elegido en el año 2000 como símbolo para el siglo XXI y declarado ‘Día de la Ciudad de Granada’, día de festejos en el que el Ayuntamiento rinde homenaje a su historia y su patrimonio. La corporación municipal bajo mazas, autoridades y representantes de los distintos colectivos de la ciudad visitarán así la Capilla Real, hasta concluir el recorrido en el Balcón de la Casa Consistorial.

El acto comenzó en el Salón de Comisiones con la llegada, sobre las 11,15 horas, de los corporativos. Allí el concejal de Familia, Bienestar Social, Igualdad, Educación y Juventud, Fernando Egea, recogió el Estandarte Real, y lo custodió. Escoltada por gastadores del Ejército, la comitiva bajó las escaleras del Ayuntamiento para dirigirse a la Capilla Real, donde se lo entregó al concejal de Ciudadanos (C’s) Manuel Olivares, que allí tremoló el pendón, a lo que se suma una ofrenda con la colocación en los sepulcros de los Reyes Católicos de una corona de laurel y un ramo de flores.

La comitiva oficial saldrá entonces hacia el Ayuntamiento, desde cuyo balcón Olivares tremolará de nuevo el pendón para saludar a los congregados con el ritual de ‘Granada qué’. Concretamente, el concejal grita tres veces el nombre de la ciudad, respondiendo los presentes un «¡Qué!» al unísono. Se termina el acto con la frase «Por los ínclitos Reyes Católicos, don Fernando V de Aragón y doña Isabel I de Castilla. ¡Viva España!, ¡viva el Rey!, ¡viva Andalucía! y ¡viva Granada!», seguido del himno de España.