25 febrero 2024

Esta vez Shakespeare se quedó a las puertas de Granada. De nuevo se constata que los gestores culturales de la ciudad o adolecen de miopía sobre los más aplaudidos éxitos en el Festival de Mérida o dejan sus funciones en manos de pacatos.

Un descacharrante grupo de actores, capitaneados por Pepón Nieto y dirigidos por Andrés Lima, ha traído hasta el atarfeño Medina Elvira una divertidísima versión de la Comedia de los Errores, del Bardo de Avon. Con su fez rojo de borla negra, los seis recrean a Éfeso en la Vega. Durante dos horas, y con la entrega del público que abarrotó la amplia sala, demostraron lo divertido que puede ser un clásico cuando su texto se trocea en párrafos y su argumento sirve para crear un turbión de escenas de comicidad imparable.

Perfecta mezcla: Algo del Don Mendo de Seca, pero esta vez no en la Castilla medieval sino entre Siracusa y la mítica Turquía, aromas a los Monty Phyton, con sus hilarantes travestismos y besos cortejados por sendos bigotes prietos, bofetadas clásicas del clown tras su gazapo, gestos hurtados al mundo del cómic, siempre efectivos a pesar de su manoseo, guedejas de aquella joya que fue Esta función es una ruina… Si a eso le añadimos esos mil mutis a la correndilla y un par de juegos de palabras, se comprenderá que esta Comedia logra el record de una carcajada por minuto.

Los actores sudan su chilaba y su chaleco. Todos están geniales, desde el de acento andalusí hasta los ataviados de damas o de monja. Un ritmo trepidante no deja un respiro entre aplauso y carcajada. Y de vez en cuando un bailecito a sexteto, comenzando por el sirtaki y terminando por un estampido al final con bajada de los actores al patio de butacas.

A todo esto, ¿dónde está Shakespeare? Seamos sinceros: A pesar del lucidísimo vestuario a la turca y de querer explicar, micrófono en mano, el enrevesado argumento machiembrado por el inglés, el uso de su nombre más parece manivela para abrir puertas de festivales y anzuelo para contratistas embelesados con los clásicos. Pero poco importa, porque La Comedia de los Errores es un rimero de ingenio, una montonera de inteligencia, un arsenal de excelentes actuaciones. A buen seguro que a William, de haber estado en Atarfe, le habría encantado.

https://www.ideal.es/culturas/musica/turcos-atarfe-20240204100420-nt.html

A %d blogueros les gusta esto: