Greenpeace despliega una pancarta contra el TTIP en el edificio Metrópolis de Gran Vía
Greenpeace activists hang a banner depicting U.S President Barack Obama at the Metropolis building on Gran Via street in Madrid, Spain, July 10, 2016. REUTERS/Javier Barbancho

Greenpeace despliega una pancarta contra el TTIP en el edificio Metrópolis de Gran Vía

La acción reivindicativa coincide con llegada a Madrid del presidente de EEUU, Barak Obama, en visita oficial

Lo que no sabes del TTIP entre EEUU y la Unión Europea

Seis escaladores de Greenpeace han colgado una pancarta en el conocido edificio Metrópolis del centro de Madrid con el mensaje «Sí podemos parar el TTIP», las siglas del Tratado Transatlántico de Comercio e Inversiones que pretende equipar las normativas de la Unión Europea y Estados Unidos en estas materias. El mensaje va acompañado por una imagen del presidente norteamericano, Barack Obama.

La pancarta instalada en plena Gran Vía, de 60 metros cuadrados, ha sido la particular bienvenida que la organización medioambiental ha querido hacer con motivo de la visita oficial que este domingo realiza a la capital española «el principal defensor del TTIP» al otro lado del océano.

«Mañana lunes empieza en Bruselas la 14º ronda negociadora del Tratado Transatlántico de Comercio e Inversión. Y aunque el señor Obama querría tener un acuerdo firmado antes de acabar su mandato, las elecciones presidenciales son en noviembre, todo indica que esto no va a ser posible«, señala Greenpeace España en su página web.

Según la organización medioambiental, el presidente estadounidense «está de visita por España este fin de semana consciente ya de que la nueva gobernanza mundial que se quiere urdir bajo el eufemismo de acuerdo comercial está cada día más lejos. Ya se lo han advertido los jefes de las delegaciones negociadoras de EU y EEUU. Y Obama está preocupado».

«Si se impone el modelo regulador de EEUU, pasaremos a depender de los poderosos lobbies industriales y su papel determinante en las decisiones en materia ambiental, de etiquetado, pesticidas, etc (…). No queremos carne hormonada, fracking ni un retroceso en nuestros derechos», argumentan en Greenpeace.