Confinamiento perimetral, toque de queda y cierre adelantado de bares, medidas de la Junta que llegaron a Granada sin estado de alarma

Confinamiento perimetral, toque de queda y cierre adelantado de bares, medidas de la Junta que llegaron a Granada sin estado de alarma

 

Ahora que llega a su fin el último estado de alarma decretado por el Gobierno en octubre del pasado año, hay discrepancias en torno a si las comunidades tienen o no instrumentos legales para seguir aprobando restricciones. Pero cuando asumió el mando único, la Junta ya aplicó medidas, algunas de ellas exclusivamente a Granada. Un análisis oportuno de lo que ocurrió.

 
El fin del estado de alarma el próximo 9 de mayo también se ha convertido en un punto de confrontación entre la Junta y el Gobierno de España, al considerar la Junta que las comunidades no disponen de los suficientes instrumentos legales para aplicar restricciones en el nuevo escenario.

El propio presidente de la Junta, Juan Manuel Moreno, ha llegado a decir que apoyaría que se prolongara el estado de alarma, si bien ha considerado necesaria una alternativa legal que ampare restricciones de movilidad y de actividad económica. En distinto sentido se ha pronunciado el vicepresidente, Juan Marín, que ha considerado «aventurado» decir que era necesaria una prórroga de ese estado de alarma. 

Implicaron limitación de movilidad, cambios en los horarios de cierre de bares e incluso el amago de un toque de queda

Con ese contexto, recordamos las medidas que se han aplicado, sin estar en vigor el estado de alarma, y que han implicado limitación de movilidad, horarios e incluso un toque de queda que la Junta anunció como medida extraordinaria para Granada capital y el Área Metropolitana antes de que se aprobara para toda España y presumiendo, como en tantas otras iniciativas, de anticiparse al Gobierno.

Fueron medidas aprobadas, fundamentalmente, en octubre del pasado año, antes de que el Gobierno recurriera de nuevo a la herramienta del estado de alarma que reclamaban las autonomías tras haber asumido estas a finales de junio las competencias para gestionar la pandemia y sus efectos.

Repasamos algunas de esas restricciones que se aplicaron en Granada:

Quizás una de las más controvertidas, porque llegó sin otras complementarias, fue la decisión de suspender las clases presenciales en la Universidad de Granada. Lo hizo la Junta tras el puente festivo del 12 de octubre para acallar las críticas por las imágenes de aglomeraciones en el entorno de la zona de ocio nocturno de Ganivet, en la capital. Con el escándalo que supusieron esas imágenes, la respuesta del Gobierno andaluz fue apuntar a los jóvenes y, en concreto, a los universitarios. 

La decisión de circunscribir las restricciones al ámbito universitario -además de las clases presenciales los horarios de colegios mayores y residencias-, aumentó las críticas hacia la Junta que, apenas tres días después, en una reunión de urgencia en Granada y ante el avance de los contagios, anunció nuevas medidas, entre ellas, adelantar el horario de cierre de la hostelería. En ese momento, fijó, entre otras limitaciones, que los locales cerraran a las 22.00 horas en Granada y el Área Metropolitana -una medida que días después extendería a otras provincias-. Para esta fecha ya había decretado confinamientos perimetrales en localidades de otras provincias. En concreto, lo había hecho en Casariche (Sevilla), Linares (Jaén) o Almodóvar del Río (Córdoba).

El Gobierno andaluz informó de que Granada y el Cinturón podrían ser los primeros territorios en España en aplicar el toque de queda nocturno, del que ya se hablaba desde hace días. Lo anunció el mismo día en el que Ministerio de Sanidad y comunidades trataban de acercar posiciones al respecto en el Consejo Interterritorial de Salud Pública. 

La Junta plasmó en una orden la aplicación del toque de queda para aplicarlo en Granada antes de aprobarse el último estado de alarma

Para aplicar el toque nocturno en Granada, la Junta plasmó la medida en una orden de la Consejería de Salud y Familias publicada en un BOJA extraordinario el 23 de octubre. Una orden que, según indicó al aprobarla el Gobierno andaluz, sería enviada al TSJA para que la avalara. Porque necesitaba el aval jurídico para el toque de queda. 

Esa solicitud de aval no terminó de llegar al TSJA. Se cruzó antes en el camino el nuevo estado de alarma, aprobado por el Gobierno el 25 de octubre. 

Al tiempo que anunciaba el toque de queda ‘andaluz’ para Granada, que finalmente como se ha indicado se aplicó en virtud del estado de alarma, la Junta volvió a endurecer aún más las restricciones para Granada, en unos días en los que la pandemia se descontroló en la provincia. Así, anunció también el confinamiento perimetral de todo el Área Metropolitana granadina. En total, la capital y los 32 municipios del Cinturón. De nuevo se cruzó el estado de alarma y, para la fecha de entrada en vigor, que se fijó en el lunes 26 de octubre, ya estaba decretado. 

El pasado año, el TSJA se negó a ratificar el cierre perimetral del Área Metropolitana -que se desarrolló bajo el paraguas del estado de alarma- porque la Junta elaboró una orden que, a diferencia de lo ocurrido en localidades como Linares, en Granada la medida afectaba a cerca de medio millón de habitantes

Curiosamente, sobre este cierre perimetral sí hubo un pronunciamiento del TSJA. Como publicó El Independiente de Granada, el Alto Tribunal se negó a ratificar la medida, que no obstante se aplicó amparada ya en el estado de alarma. Y, por qué fue así. El propio TSJA expuso en su providencia que antes había avalado otros confinamientos perimetrales, como el de Linares. Pero en el caso de Granada, la Junta hizo una orden que afectaba al casi medio millón de habitantes del Área Metropolitana. Incluyó en una misma orden a la capital y 32 municipios, y el TSJA entendía que de esa manera comportaba «un plus de intensidad en la afectación del derecho fundamental concernido y en el ámbito territorial al que se extiende la limitación, que es mucho mayor que en el supuesto mencionado». 

Cabe recordar no obstante que, desde la declaración del estado de alarma por parte del Gobierno de España hasta que la Junta plasmó en una normativa andaluza las medidas transcurrieron varios días. El cierre perimetral del Cinturón estuvo operativo desde el 26 de octubre, pero no fue hasta el 29 de octubre cuando el presidente de la Junta dictó un decreto estableciendo medidas de limitación de movilidad específicas. 

POLÍTICA – M.A. – 

FOTO: P.V.M. Cartel señalizando el término municipal de Granada.
http://www.elindependientedegranada.es/politica/confinamiento-perimetral-toque-queda-cierre-adelantado-bares-medidas-junta-que-llegaron

 

1