Los talibanes marcan con pintura las puertas de las casas de mujeres activistas, periodistas y políticas

Los talibanes marcan con pintura las puertas de las casas de mujeres activistas, periodistas y políticas

Activistas denuncian que los talibanes están yendo a por mujeres afganas destacadas y haciendo listas.

La toma de Kabul por parte de los talibanes anticipa un escenario muy oscuro para la población, muy especialmente para las mujeres y niñas afganas por lo que muchos sectores de la población se han mostrado preocupados por las posibles restricciones de derechos que sufran.

Amie Ferris-Rotman, periodista y activista por los derechos de las mujeres tuiteaba: «Durante la última hora, varias amigas afganas en Kabul me dijeron que los talibanes están en sus vecindarios, yendo de casa en casa, buscando mujeres que hayan participado en el gobierno o en los medios, haciendo listas». También añadía: «Una me envió una foto desde su sala de estar que mostraba a talibanes armados», según recoge el Huffington Post.

La activista y científica Homira Rezai, refugiada desde hace años, describió cómo los talibanes ya estaban elaborando listas de mujeres a las que apuntar para futuros castigos. «Van de casa en casa buscando mujeres, cualquiera que haya tenido un papel en el desarrollo de la sociedad civil en Afganistán», aseguraba en sus declaraciones a la BBC.

«Van de puerta en puerta apuntando a esas mujeres y marcando sus puertas con pinturas brillantes, para asegurarse de que ‘esta es la casa a la que tenemos que volver y hacer algo al respecto'».

Freshteh Rafat, periodista y activista en Afganistán, se dio cuenta de que una marca de pintura señalaba su puerta, según recogen fuentes de ara.cat, lo mismo ocurrió en las puertas de conocidas suyas, activistas y periodistas. Se preguntó entonces si era una marca hecha por los talibanes con la intención de señalar sus casas. «¿Que cómo me siento? Pues tengo miedo, quería denunciar en las redes sociales todo lo que está pasando, informar de lo que ocurre, pero es que no tengo fuerzas ni para eso. Me resulta imposible concentrarme», declaraba por teléfono al ara.cat.

Activistas denuncian que los talibanes están yendo a por mujeres políticas o destacadas. El miércoles el Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ) denunció que los talibanes habían registrado las casas de cuatro periodistas. «Los talibanes deben dejar de registrar las casas de los periodistas, deben comprometerse a poner fin al uso de la violencia contra ellos y deben permitirles operar libremente y sin interferencias», afirmó el coordinador para Asia del CPJ, Steven Butler, recoge el comunicado.

Una fotógrafa afgana compartió que «con la llegada de los talibanes a Afganistán todo ha cambiado. Ha cambiado la manera en la que se espera que se vista una chica, las mujeres no podrán llevar ropa clara o de colores, no podrán trabajan ni reír», «Ya no tengo permitido usar mi cámara, feliz día de la fotografía a todas las niñas que si podrán tomar fotos alrededor del mundo» añadía.

Persecución de colaboradores de EEUU y la OTAN

Los talibanes han intensificado la persecución contra las personas que han trabajado para o colaborado con las fuerzas de Estados Unidos y la OTAN también, según revela un documento confidencial de Naciones Unidas al que ha tenido acceso la BBC. «Los talibanes están arrestando y/o amenazando con matar o detener a miembros de las familias de individuos concretos a menos que se rindan ante ellos», dice el documento, elaborado por el Centro Noruego de Análisis Globales, que proporciona información de Inteligencia a la ONU.

«Los talibanes avanzan en el rastreo de personas antes de tomar el control de todas las ciudades importantes», agrega el informe, que señala que aquellos que corren más riesgo son aquellos que ostentan cargos en el Ejército, la Policía o unidades de investigación.

Los talibanes ya reclutan a personas para integrar nuevas redes de informantes

De forma paralela, advierte de que los insurgentes ya reclutan a personas para
integrar nuevas redes de informantes que colaboren con el futuro gobierno talibán, después de que Afganistán haya caído en sus manos.

El director ejecutivo de la Unidad de Respuesta Rápida del Centro Noruego de
Análisis Globales, Christian Nellemann, consultado por Europa Press, indica que «puede confimar» que lo que se denuncia en el documento «es auténtico». «Se dirigen (los talibanes) contra las familias de aquellos que no se han rendido y las juzgan y castigan de acuerdo con la sharia», ha añadido.

Nellemann también ha asegurado que el organismo espera que tanto las personas que trabajaron con Estados Unidos, la OTAN y sus aliados, como sus familias, «sean expuestos a torturas y ejecuciones». «Esto pondrá aún más en peligro los servicios de Inteligencia occidentales, sus redes, métodos y su capacidad para contrarrestar a los talibán, Estado Islámico y otras amenazas terroristas», ha advertido.

Mujeres afganas. Foto de archivo. Money Sharma / AFP