26 febrero 2024

Situado antaño en la rebautizada plaza del General Sanjurjo, el famoso Teatro Cervantes sustituyó al antiguo y viejo Coliseo Olympia, uno de los principales salones de espectáculos de la capital, y que se ubicaba en Puerta Real.

Estuvo situado entre las plazas de Mariana Pineda y del Campillo Bajo, ocupando el solar en el que en los años 70 se elevó el edifico que lleva su nombre.

El teatro Cervantes comenzó a construirse en el año 1802 por iniciativa del entonces Gobernador Militar de Granada, el Capitán General Vasco y Vasco, quien encargó el proyecto al ingeniero Joaquín Pery. La construcción, casi concluida en 1804, se detuvo inexplicablemente, destinándose entonces el inmueble a almacenes del ejército, hasta que el general francés Horace Sebastiani ordenó la reanudación de las obras, siendo inaugurada la sala el 15 de noviembre de 1810, con el nombre de Teatro Napoleón.

En 1813 se le cambiaría por el del Teatro Principal, y, finalmente, a finales del siglo XX, con ocasión de la celebración del tercer aniversario del Quijote, se quedó con Teatro Cervantes.

Teatro Cervantes de Granada

Teatro Cervantes de Granada

Se inauguró en 1810, pero empezó a proyectar en 1903.

Desde el inicio de la Guerra Civil, vio transformadas sus funciones, convirtiéndose en un espacio de difusión propagandística fundamental para las autoridades de la ciudad. En él, tuvo lugar la representación de la obra La Nueva España de José Gómez Sánchez-Reina con el fin de recaudar fondos para las fuerzas del Ejército.

En mayo de 1938, por ejemplo, se proyectó el documental Viaje de Mussolini a Alemania, además de descubrirse en sus paredes retratos del propio Duce, Hitler y Franco. Otras obras de carácter costumbrista y folklórico también fueron utilizadas para recaudar fondos para instituciones como Auxilio de Invierno o Frentes y Hospitales.

En otras ocasiones el escenario del Cervantes acogió actos plenamente políticos. Fue el caso de la celebración del Día del Estudiante Caído.

Teatro Cervantes de Granada

Teatro Cervantes de Granada
Vista del teatro desde la Plaza del Campillo

Teatro Cervantes de Granada

Por su escenario pasarían grandes compañías de arte escénico y afamados artistas.

Posteriormente, el Teatro Cervantes pasó a ser un cine.

La primera sesión de cine se dio en 1903, potenciándose en 1914, hasta hacerse muy popular como cine en especial durante sus últimas décadas. Los precios que regían eran: Butacas 1 pta., Asiento 0´60 y General 0´40. En 1959 su pantalla proyectó el gran éxito de Joselito El Ruiseñor de las cumbres.

Teatro Cervantes de Granada
Teatro Cervantes de Granada. Panorámica desde lo que hoy es la Plaza Mariana Pineda, y justo en frente calle Ángel Ganivet, en 1907, antes de que se derribara la “Manigua”.

Este teatro-cine se vistió de gala cuando trajo un espectáculo que reunió a Juanito Valderrama, Manolo El Malagueño, Antonio Machín y la orquesta Cha-cha- chá.

Durante su dilatada vida tendría numerosas reformas, y siglo y medio después, un fatídico 22 de enero de 1966, bajaría definitivamente el telón con el disgusto de muchos granadinos.

La noche de su despedida, con lleno absoluto, actuaría la Agrupación Lírica Francisco Alonso, que puso en escena la popular obra de Muñoz Seca La venganza de Don Mendo. Una caricatura de tragedia para una tragedia de verdad.

La función de aquella lluviosa noche del 22 de enero finalizó con la interpretación del Himno Nacional por la Banda Municipal dirigida por el maestro Faus. Era lo que faltaba, que sonara una marcha reservada habitualmente para los grandes acontecimientos.

El reloj del Ayuntamiento daba las 3 de la madrugada. Y la lluvia seguía cayendo como jarro de agua fría sobre toda Granada, poniendo Darro y Genil a reventar.

La función terminó con una gran fiesta a la que acudió la alta sociedad granadina, tan amiga de reír las gracias a los turistas.

Interior del Teatro Cervantes de Granada
Interior del Teatro Cervantes de Granada
Interior del Teatro Cervantes de Granada
Interior del Teatro Cervantes de Granada

La decadencia del edificio por la dejadez de las diferentes administraciones locales llevó a su desaparición ese mismo año y a la construcción de un moderno edificio de viviendas.

La presencia del Teatro Cervantes daba un sabor muy particular a la plaza del Campillo. Finalmente, desapareció en la década de los setenta, víctima de la piqueta vanguardista y como consecuencia del propósito de sanear los últimos reductos del populoso barrio de la Manigua.

La ubicación exacta se encuentra entre la Plaza Mariana Pineda y calle Ángel Ganivet.

Teatro Cervantes de Granada
Arriba Teatro Cervantes de Granada. Abajo, la actualidad.

FUENTES:
César Girón
WIKIPEDIA
IDEAL
GRANADA HOY

A %d blogueros les gusta esto: