La granadina Inmaculada Montalbán, nueva vicepresidenta del Tribunal Consitucional

La granadina Inmaculada Montalbán, nueva vicepresidenta del Tribunal Consitucional

La magistrada, de Iznalloz, ha sido, presidenta de la Sección Tercera de la Sala de lo Contencioso administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía

Inmaculada Montalbán Huertas (Iznalloz, 1959) es desde este miércoles la nueva vicepresidenta del Tribunal Constitucional, mientras que el magistrado Cándido Conde-Pumpido se ha convertido en el nuevo presidente del Tribunal Constitucional (TC) tras imponerse a María Luisa Balaguer por seis votos frente a cinco en la votación celebrada hoy por el Pleno de la corte de garantías.

Montalbán ha sido presidenta de la Sección Tercera, de la Sala de lo Contencioso administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, con sede en Granada. Además, ha sido vocal del Consejo General del Poder Judicial a propuesta del Senado entre 2008 y 2013; y presidenta de la Comisión de Igualdad del Consejo General del Poder Judicial y Presidenta del Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género del Consejo General del Poder Judicial en ese mismo periodo. También ha sido consejera del Consejo Social y Económico de la Universidad de Granada (2017-2018).

El que fuera juez del Tribunal Supremo, fiscal general del Estado y vocal del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), Cándido Conde Pumpido, de La Coruña y 73 años de edad, se convierte en el hombre fuerte del máximo interprete de la Carta Magna hasta marzo de 2026, cuando vence su mandato de nueve años como integrante del TC.

Conde-Pumpido pertenece a una larga saga de juristas gallegos. Se licenció en Derecho, en Ciencias Económicas y Empresariales en la Universidad de Santiago de Compostela y se forjó en el País Vasco, como magistrado de la Audiencia de San Sebastián durante cinco años, desde 1981 a 1985, considerados «los años de plomo» de ETA. Fueron los más violentos por los atentados de la banda terrorista y la respuesta de la llamada «guerra sucia» perpetrada por el GAL. Tambien investigó las torturas policiales. Nunca ha sido un magistrado cómodo, sino díscolo, aunque nadie pone en duda su dilatada experiencia y su solvencia jurídica.

El nuevo presidente del TC, a diferencia de otros antecesores, vio como el sector conservador se posicionó en su contra, entre otros motivos, por su pasado como fiscal genera durante los gobiernos de José Luis Rodríguez Zapatero (2004-2011), por lo que los cuatro magistrados que integran este bloque, ahora minoritario tras la reciente renvación, apoyaron a la también progresista María Luisa Balaguer como mal menor.

Finalmente, el voto decisivo que ha decantado la balanza ha sido el de María Luisa Segoviano, ex juez del Tribunal Supremo y uno de los dos magistrados designados por el CGPJ el pasado diciembre con el aval de los vocales conservadores tras medio año de bloqueo.

Con este escenario, Conde-Pumpido liderará una amplia mayoría de siete magistrados progresistas frente a cuatro conservadores (falta por cubrir la vancante de Alfredo Montoya, que ha causado baja por enfermedad, y en en teoría le corresponde nombrar al Grupo Parlamentario del PP en el Senado, por lo que la balanza quedaría siete contra cinco hasta marzo de 2026).

La nueva composición del tribunal de garantías deberá pronunciarse sobre recursos de gran calado políico y social que se acumulan sobre su mesa. Por ejemplo, la ley del aborto de 2010, la ley de la eutanasia, la aprobación de la reforma laboral, el uso del castellano en las aulas catalanas, la reforma de la ley educativa o la norma de marzo de 2021 que restringe las competencias del CGPJ para nombrar a altos cargos de la judicatura -como las 17 vacantes actuales que existe en el Supremo- mientras está en funciones, como ocurre en la actualidad desde hace cuatro años y un mes.

IDEAL | MATEO BALÍN

FOTO: Inmaculada Montalbán, nueva vicepresidenta del Constitucional. / IDEAL