«LOS JÓVENES Y EL REGUETÓN» por José Vaquero

 ¿Influyen las letras de las canciones de reguetón en la conducta de adolescentes y jóvenes? Para responder a esta pregunta he puesto mi mirada en muchas de ellas. Por razones de espacio, transcribo solo las tres siguientes:

MALUMA “4 BABYS”

 “Estoy enamorado de 4 babys / siempre me dan lo que quiero / chingan cuando yo les digo/ ninguna me pone pero”

SANTAFLOW “SEGUNDOS FUERA

“¡Así me cago en la falsa moral! / ¡Me f… a la Virgen en su portal por el ojal!”

TRÉBOL CLAN “AGÁRRALA

“Agárrala, pégala, azótala, pégala / Sácala a bailar que va a por toas / Pégala, azótala, agárrala que ella va a toas /Agárrala, pégala, azótala”

 Tras su análisis llego a las siguientes conclusiones:

Aunque hay algunas excepciones, un nutrido grupo tiene como denominador común la irrespetuosidad, la grosería, la irreverencia o el insulto.  

La mayoría son machistas. Exponen una imagen de superioridad del género masculino sobre el femenino. La mujer es un mero objeto sexual. En general, se la ofende, insulta y deshumaniza. Se la humilla.

Otras, exhiben como un reclamo la violencia sexual, verbal y física. Y hay muchas que ofenden profundamente a los creyentes.

 La libertad de expresión no puede amparar estas aberraciones, repletas de odio, homofobia, machismo, denigración de la mujer, misoginia…Aquí sí que está plenamente justificada la censura.

Este tipo de música es seguida mayoritariamente por los jóvenes. Deduzcan Uds. mismos cuál es la respuesta a la pregunta que planteaba inicialmente. Piensen también en el prototipo de hombre y mujer que proponen esas letras.  

Si al efecto de estas canciones le añadimos el de la pornografía y el de una educación hipersexualizada y deficiente ¿Nos puede extrañar el aumento progresivo del porcentaje de los delitos sexuales y de la violencia gratuita, tal y como informan los medios de comunicación?

Debemos proteger a nuestros infantes y adolescentes de esas influencias negativas. Y una buena educación es el antídoto más potente del que disponemos para luchar contra ellas.

JOISÉ VAQUERO SÁNCHEZ

foto: Foto de redes sociales.