28 febrero 2024

199 pulseras activas y más de 1.900 maltratadas protegidas en Granada

La provincia es la que más dispositivos tenía en funcionamiento en Andalucía a 30 de noviembre del año pasado, tras Almería y Cádiz

El pasado 10 de enero, a todos los fiscales delegados contra la violencia de género de España les llegó un oficio de la Fiscalía General del Estado pidiéndoles una especial diligencia en los casos de agresiones machistas ante la escalada de crímenes de las últimas semanas: doce en tan solo el mes de diciembre y en la mitad de casos con denuncias previas. La fiscal de sala Teresa Peramato instaba a sus compañeros a pedir a los jueces la colocación de la pulsera electrónica al agresor aunque la víctima no lo solicite si, en la valoración policial, se aprecia un riesgo elevado y no se manda al denunciado a prisión. Todo para reforzar la protección de las mujeres y sus hijos.

Que volvió a poner de actualidad el brazalete telemático, un dispositivo GPS que permite geolocalizar al maltratador si incumple el alejamiento de su víctima, el Ministerio de Igualdad informaba de que el pasado mes de diciembre había puesto a disposición de los jueces pulseras para controlar a los agresores sexuales beneficiados por las rebajas de las condenas que está conllevando la aplicación de la ley del ‘solo sí es sí’, así como que hasta entonces no se había solicitado ninguna con este fin.

Datos

Las preguntas que a muchos han asaltado en este contexto son ¿cuántas pulseras de este tipo están actualmente en uso?, ¿han ido aumentado las solicitudes?, ¿son realmente una medida efectiva a la hora de proteger a las maltratadas? En Granada, a fecha 30 de noviembre de 2022 (últimos datos facilitados a IDEAL por la Subdelegación del Gobierno en Granada), había un total de 199 dispositivos telemáticos activos y 1.927 mujeres protegidas a través del sistema Viogén.

En los meses anteriores las mujeres de la capital y la provincia protegidas en este sistema eran 1.796 en enero, 1.777 en febrero, 1.766 en marzo, 1.755 en abril, 1.785 en mayo, 1.801 en junio, 1.837 en julio, 1.900 en agosto, 1.878 en septiembre y 1.898 en octubre.

Viogén es el Sistema de Seguimiento Integral en los casos de Violencia de Género de la Secretaría de Estado de Seguridad del Ministerio del Interior y se puso en funcionamiento el 26 de julio del 2007, en cumplimiento de lo establecido en la Ley Orgánica 1/2004, de 28 de diciembre, de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género, la llamada ley Integral que impulsó el gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero. Viogén permite hacer predicción del riesgo y, atendiendo al nivel de riesgo, realizar seguimiento y protección a las víctimas en todo el territorio nacional, además de efectuar una labor preventiva.

Si retrocedemos cinco años en el tiempo, se observa una evolución ascendente en el uso activo de estos aparatos. A 30 de noviembre de 2018 eran solo 34 los dispositivos en funcionamiento en Granada y provincia. En 2019, en esa misma fecha, ascendían a 56, mientras que en 2020 ya superaban el centenar (105). El año pasado, en el día de referencia, las pulseras que estaban activas eran 155.

Si comparamos Granada con el resto de provincias andaluzas, la provincia se sitúa la tercera de la Comunidad Autónoma en instalación de dispositivos, después de Almería, que encabeza el ranking con 273, y Cádiz, con 232. La provincia de Jaén se sitúa en cuarta posición, con 143, seguida de Córdoba, con 134. Las provincias donde menos pulseras había activas en la repetida fecha eran Málaga (105), Sevilla (37) y Huelva (15). Los brazaletes activos en Andalucía a 30 de noviembre eran 1.138, lo que supone un 37,74 por ciento del total nacional, que era de 3.015.

La cifra indicada de pulseras activas en Granada hasta la fecha reseñada no es el total de dispositivos que se han utilizado a lo largo del año, ya que se van activando -y por ende desactivando- en función de la vigencia de las órdenes de alejamiento dispuestas judicialmente, ya sea como medida cautelar para proteger a la víctima mientras se tramita la denuncia ya sea como medida acordada en una sentencia condenatoria.

La provincia se sitúa la tercera en la Comunidad Autónoma de Andalucía en instalación de dispositivos, tras Almería y Cádiz

La última cifra global de Granada (el total de brazaletes colocados a agresores en un año) que ha trascendido es la de 2021 y se recogía en la memoria de la Sección de Violencia sobre la Mujer de la Fiscalía Provincial de Granada. Ese año, como detalla la fiscal delegada en esta materia en la provincia, Susana Vega, fue de 451. El número correspondiente a 2022 será incluido en el balance que ya prepara el Ministerio Público, aunque Vega cree que ha sido superior; calcula, a falta de los datos exactos, que habrán sido unas 500.

Recordatorio

Según la fiscal delegada, el oficio que recibieron de la fiscal de sala es un recordatorio de una instrucción que se lleva aplicando desde hace tiempo. La pulsera, como resalta, se puede pedir «incluso cuando ella no quiere dispositivo, si nosotros consideramos que el riesgo es muy alto». En esos casos, según aclara, «se puede poner el dispositivo solo a él, con lo cual solo cubre la zona de exclusión fija, que es el domicilio, y el lugar de trabajo si lo tenemos».

El número total de dispositivos colocados por orden judicial en un año es de aproximadamente medio millar, según calcula la fiscal delegada

Todas las semanas se acuerda la instalación de algún brazalete, según desvela Vega, al tiempo que precisa que la media de denuncias al día no ha variado. Suelen recibirse «de cinco a seis», aunque los lunes la cifra se eleva a «11 o 12». Los lunes se dobla la cifra porque se acumulan las del fin de semana.

Aparte del informe policial de valoración del riesgo, en Granada cuentan con un protocolo para que se haga a su vez, si lo consideran necesario jueces y fiscales, un informe de valoración adicional de riesgo forense que puede o subir el riesgo policial o bajarlo. «Es una garantía más», enfatiza la fiscal.

Al alza

Montserrat Muñoz, la jefa de la Unidad contra la Violencia sobre la Mujer de la Subdelegación de Granada, da fe de que «ha habido una evolución en los últimos años al alza». Muñoz atribuye ese aumento en el uso de estos dispositivos que dispensan protección y tranquilidad a muchas víctimas tanto al aumento de denuncias como «al trabajo que se está haciendo a través de Policía y Guardia Civil en la valoración del riesgo». Existe toda una cadena de recursos para atender a las mujeres que sufren malos tratos y muchos profesionales velando por ellas; no están solas. Para abrir la puerta a ser ayudada, como es sabido, basta con marcar tres dígitos: el 016.

En este punto, recuerda que en 2019 se aprobó una instrucción (la 4/2019) para que en «los casos de especial relevancia» (que lo son por la alta probabilidad de que las mujeres vuelvan a sufrir violencia o de que los menores estén en riesgo de también poder sufrir esta violencia directa) se emita una diligencia por el Sistema Viogén que se envía a la autoridad judicial.

Se trata, como añade Muñoz, de «una diligencia automatizada que se adjunta al informe de valoración policial del riesgo y al atestado, al objeto de recomendar a la autoridad judicial y fiscal la práctica de evaluación adicional experta en el ámbito forense y, a partir de riesgo medio en los casos de especial relevancia y menores en riesgo, se insta a la fiscalía al seguimiento obligatorio del agresor a través de la asignación de un dispositivo telemático de control (la famosa pulsera)«. Los niveles de riesgo son: no aprecidado, bajo, medio, alto y extremo.

De las 1.927 mujeres protegidas que constaban en el sistema Viogén a fecha 30 de noviembre pasado 28 tenían un riesgo alto

Entre las 1.927 mujeres protegidas que constaban en el sistema Viogén a fecha 30 de noviembre pasado, de acuerdo con los datos facilitados a este diario, no había ningún caso de riesgo extremo, mientras que sí figuraban 28 con riesgo alto, 370 con riesgo medio, 885 con riesgo bajo y 644 con riesgo no apreciado.

Una vez instalado el dispositivo en víctima y agresor, si este no respetase la distancia de seguridad acordada, el aparato manda una señal a un centro de control (Cometa) y se da aviso a Guardia Civil, Policía Nacional o Policía Local, según el territorio. En este punto, Muñoz resalta que en la provincia granadina hay 54 municipios (de 174) adcritos al sistema Viogén, lo que muestra «el alto nivel de coordinación policial y social» que existe en Granada en la lucha contra la violencia de género (es la provincia andaluza con más municipios adscritos y la segunda de España).

En 2022 se registraron en la provincia dos feminicidios, uno en Algarinejo y el otro en la Costa

La jefa de la Unidad puntualiza que lo que hace la Delegación del Gobierno contra la Violencia de Género es «poner a disposición de las mujeres víctimas estos medios telemáticos, pero quien toma la decisión de colocarlos es la autoridad judicial». En el Partido Judicial de Granada son dos los órganos judiciales especializados en maltrato y ambos fueron creados al amparo de la mencionada Ley Integral. Se trata de los juzgados de Violencia Sobre la Mujer números 1 y 2, que se hallan en el complejo judicial de la Caleta. «Y yo creo que lo que se está haciendo desde el ámbito judicial también es importante», agrega Muñoz al analizar el porqué del incremento de brazaletes activos.

Sobre su efectividad, Muñoz resalta que en Granada no ha habido ningún crimen machista en el que hubiera estado protegida la víctima con este dispositivo. El año pasado hubo dos feminicidios en la provincia (uno en Algarinejo y el otro en la Costa, en Albuñol), pero ninguna de ellas había sido objeto de esta medida.

 
A %d blogueros les gusta esto: