23 febrero 2024

Alrededor de 2.000 millones de personas en el mundo viven sin acceso al agua potable. Con motivo del Día Mundial del Agua se pretende concienciar a la sociedad de la importancia de cuidar este recurso y de la necesidad de tomar medidas urgentes para abordar este problema

El agua es un recurso natural limitado que hace posible la vida de las especies terrestres. Además, es fundamental para el desarrollo socioeconómico, la energía, la producción de alimentos y los ecosistemas. Dada su relevancia, el agua es la esencia de uno de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS6) establecido por Naciones Unidas para 2030: ‘Agua y saneamiento universal para todos’. Lamentablemente, este objetivo, que se definió en 2015, no parece que se vaya a cumplir en la fecha acordada, y esto hace necesario que tanto los gobiernos, las empresas y la sociedad en su conjunto trabajen de una manera exhaustiva para que este proceso se acelere. El agua afecta a todos, por lo que se necesita que trabajemos todos, cada uno en su ámbito. Además, las consecuencias del cambio climático están afectando de una manera alarmante a los recursos hídricos y poniendo en peligro su disponibilidad y calidad.

Veolia, referente en la transformación ecológica

Veolia es un grupo comprometido en la lucha contra el cambio climático y la preservación de los recursos naturales. La compañía ofrece soluciones de gestión en el agua, los residuos y la energía, impulsando el desarrollo sostenible de las ciudades, las industrias y la agricultura. Integrado en Veolia desde 2022, el grupo Agbar es referente en el sector de la gestión integral del ciclo del agua y del medioambiente, prestando servicio de agua potable a más de 13,6 millones de personas en España. Entre sus ejes de acción están la innovación, la digitalización y el impulso de las alianzas.

El cambio climático está afectando a la disponibilidad de agua y se estima que en 2030 el 47% de la población vivirá en áreas con problemas hídricos. El problema es aún más acuciante de cara al futuro si se tiene en cuenta que, según las previsiones, el aumento de la población supondrá un incremento en la demanda de agua de entre un 20% y 30% en el conjunto de la agricultura, la industria y las ciudades en el horizonte del 2050.

Dentro de la Unión Europea, España es uno de los países que más está sufriendo el cambio climático y su efecto sobre las reservas de agua. Esta escasez y agotamiento de los recursos es percibida por el 85% de los españoles (frente al 77 a nivel mundial), según el primer barómetro de la transformación ecológica realizado por Veolia en colaboración con la consultora Elabe. También, el 62% de los españoles piensan que es necesario cambiar el estilo de vida para paliar este problema con soluciones tecnológicas que permitan reducir la contaminación y mitigar las consecuencias del calentamiento global.

Tanto el cambio climático como la creciente demanda de recursos hídricos hacen que sea el momento de apostar por soluciones circulares, debido a la alta dependencia de la climatología que tienen la mayoría de las fuentes de agua que se utilizan.

La regeneración y reutilización del agua es una de las medidas imprescindibles para hacer frente a este reto. Consiste en someter el agua depurada a un nuevo tratamiento para que pueda reutilizarse siguiendo un modelo circular. Una vez regenerada, se devuelve a los ríos y acuíferos para empezar de nuevo el ciclo de captación o se suministra a la industria, las ciudades y a la agricultura para nuevos usos como el riego de zonas verdes o de campos agrícolas. Este proceso es uno de los pilares de la estrategia de Agbar. La compañía también apuesta por la inversión en infraestructuras que mejoren la sostenibilidad y la resiliencia y aboga por adecuar la gobernanza con la planificación hidrológica a largo plazo, lo que permite trabajar con anticipación frente a los periodos de sequía.

Otro factor importante en este proceso es la conversión de las plantas depuradoras en ecofactorías, un modelo de gestión integral en el que se regenera el agua para nuevos usos, convierte los residuos en nuevos recursos y produce energías renovables. El objetivo es conseguir el autoabastecimiento de la planta, generando un impacto positivo en el entorno. En la actualidad, la compañía reutiliza 128,7 hm3 de agua regenerada al año, de los cuales el 53% se destina a usos agrícolas.

A modo de referencia, el sistema de reutilización de agua de la depuradora de Cabezo Beaza, en Cartagena, está enfocado al 100% a uso agrícola, contribuyendo a paliar los efectos de la sequía en una de las principales zonas agrícolas de España. Gracias a las aguas reutilizadas, los agricultores de esta comarca son capaces de producir más de 412.000 toneladas anuales de hortalizas como la lechuga, la coliflor, el brócoli o el melón.

Las ventajas de la regeneración son evidentes: no depender exclusivamente de las condiciones medioambientales y climáticas para tener acceso al agua; preservar el estado ecológico de ríos y acuíferos, lo que permite la regeneración de los ecosistemas y biodiversidad; y hacer una gestión eficaz, sostenible y medioambiental responsable (ya que es agua de proximidad).

Realizado por UE Studio

Este texto ha sido desarrollado por UE Studio, firma creativa de branded content y marketing de contenidos de Unidad Editorial, para VEOLIA.

A %d blogueros les gusta esto: