25 febrero 2024

J. Humbert, en su ”Mitología griega y romana” (Editorial G. Gili, Méjico D. F., 1978), al referirse a las tres Gracias, dice:

“Las habituales compañeras de Venus y Cupido son las tres Gracias: Aglae, Talía y Eufrosina. Jóvenes, hermosas y modestas, con los cabellos prendidos con negligencia; se dan las manos como si se prepararan para la danza, o levantan un brazo por encima del hombro y la cabeza mientras que el otro igualmente colocado va a unirse con la mano de la Gracia próxima. Las Gracias presiden las acciones buenas, el reconocimiento y todo lo que el mundo puede ofrecer de agradable, dulce y atractivo. No solamente dispensan a los hombres la amabilidad, la jovialidad, un humor benigno y otras cualidades que constituyen el encanto de la vida, sino también la liberalidad, la elocuencia y la sabiduría. Algunas veces aparecen representadas en medio de los sátiros más feos, para indicar que no se puede juzgar a una persona sólo por las apariencias, y que los defectos del rostro se modifican por las cualidades del espíritu y del corazón”.

Por su parte, el “Diccionario de la Mitología Clásica” (FALCÓN MARTÍNEZ, C. y otros, Madrid, Alianza Editorial, 1980) se refiere a ellas como las Cárites, de las que dice:

“Según la versión más difundida, de Eurínome, hija de Océano y Tetis, y de Zeus son hijas Las Cárites, hermosas jóvenes a las que se acostumbraba a representar en número de tres, desnudas y cogidas por el hombro. En una variante secundaria de la leyenda aparecen, pasó embargo, como hijas de Leto. Antiguas diosas de la vegetación —frecuentemente confundidas con las Horas— al parecer pasan con el tiempo a ser asociadas a la belleza, el arte y actividades del espíritu en general. En Roma son invocadas bajo el nombre de Gracias.

Ellas tejieron el velo de Harmonía, acompañan a diosas, cantan o danzan en los banquetes de los dioses etc.

Sus nombres suelen ser Áglaye, Eufrósine y Talía, aunque en ocasiones se habla también de Pasítea; Homero, sin embargo, cita a Cárite, en singular, como hija de Hefesto”.

El complejo y legendario mundo de los mitos es, por definición, confuso y sujeto a más de una versión, pero lo que parece indiscutible es que su función festiva y la belleza de estas tres diosas menores las ha convertido en un motivo artístico largamente repetido en la historia de la pintura y la escultura, como prueba la galería que os propongo a continuación (por orden alfabético del autor, cuando he conseguido encontrarlo).

 

 

 Antoni Pixot, 1997

Antoni Pixot, 1997

Antonio Canova

Antonio Canova

 

Antonio Paoletti

Antonio Paoletti

????????????

Carle Van Loo, 1763

Carlos AndinoCarlos Andino

Carlos Ruiz Herrera

Carlos Ruiz Herrera

César Santos, 2009

César Santos, 2009

Claudia Coca, 2004

Claudia Coca, 2004

Cristina Vergano “Demoiselles, 2009”

Cristina Vergano “Demoiselles, 2009”

 

Darío Ortiz Robledo

Darío Ortiz Robledo

Edward Burne Jones, 1890

Edward Burne-Jones, 1890

Eleazar

Eleazar

Emile Vernon

Emile Vernon

Frederick Paul Thumann

Frederick Paul Thumann

Fresco en Pompeya

Fresco encontrado en un dormitorio en Pompeya

George Frederic Watts

George Frederic Watts

Grabado de Gustavo Doré

Grabado de Gustavo DoréHans Baldung  1547

Hans Baldung  1547

Hans von Aachen, 1604

Hans von Aachen, 1604

Javier Parada

Javier ParadaJean Jacques Pradier

Jean Jacques Pradier

Jean-François Janinet

Jean-François Janinet

Jesús Zatón

Jesús ZatónJuan Barjoa

Juan BarjoaJuan Miralles

Juan MirallesKarl Hofer, Badende, 1945

Karl Hofer, 1945Lucas Cranach

Lucas CranachManolo Gallardo

Manolo GallardoMichael Parker

Michael ParkerMichel Simonidy (1870-1933).

Michel SimonidyNicolás Cordier

Nicolás CordierÖNB ANNO AustriaN Newspaper Online

Periódico austriaco ONBPablo Ruiz Picasso

Pablo Ruiz PicassoPaco Luque

Paco LuqueRafael Sanzio, 1501

Rafael Sanzio, 1501

Rafael Sanzio, 1501

Rafael ZabaletaRubens 1

RubensVidriera modernista

Vidriera modernistaWilliam Etty c 1835

William Etty c 1835Wolfgang Mattheuer. Three Graces and Minotaur, 1993.

Wolfgang Mattheuer. Las tres Gracias y el Minotauro, 1993.

 

Toda una gama de estéticas, técnicas, nombres y nacionalidades, lo que prueba la pervivencia del mito, tal vez uno de los más presentes en la plástica de todos los tiempos. Si la búsqueda se amplía a la fotografía galante, el número de imágenes crece exponencialmente: basta un fotógrafo inspirado, tres modelos desinhibidas y un paraje solitario para multiplicar las gracias de este mito, pero éste trata de ser un blog serio.

Alberto Granados

Las tres Gracias

A %d blogueros les gusta esto: