Decía Platón que aquel que inventó la cerveza era un hombre sabio. Se equivocaba. En realidad, era una mujer. Sabia. Sí, ¡la cerveza la inventaron ellas! Y no solo son responsables del descubrimiento, sus aportaciones a lo largo de la historia de la cervecería han sido cruciales en su desarrollo para concebirla tal y como lo hacemos hoy en día.

Hará algo más de 7.000 años, en Mesopotamia comenzó a desarrollarse la cervecería; fueron las mujeres quienes mezclaron los granos de cereal con agua y hierbas este brebaje se realizaba con fines alimentarios. Los cocinaron…  y de aquella mezcla intuitiva impulsada por la necesidad de alimentarse resultó un brebaje que fermentaba de manera espontánea.
 
Pronto empezaron a desarrollar sus habilidades en torno a aquel líquido turbio y espeso, pero muy nutricio, que además era capaz de alegrar el espíritu. Según cuenta la historiadora británica, y beer sommelier Jane Peyton, por aquel entonces y durante algunos miles de años su grado de conocimiento hizo que fuesen las únicas que podían producirla y también comercializarla.

Quién inventó la cerveza en la edad media

Fue en la Edad Media cuando la elaboración y el consumo de cerveza da un nuevo giro al agregar a la mezcla el lúpulo. Una flor que dota a la bebida de su característico amargor, y cuyas propiedades conservantes permitían almacenarla durante mucho más tiempo. La responsable del descubrimiento que dio este giro radical a la cervecería fue la abadesa Hildegarda de Bingen.  Por supuesto a esta buena mujer, que compaginó su rol como maestra cervecera con el de teóloga, escritora y botánica entre otros, terminaron canonizándola. ¡Normal que le hicieran santa!
 
Con la industrialización de los procesos productivos el papel de la mujer dejó de ser protagonista en el campo de la elaboración, aunque cada día son más las mujeres que disfrutan, que conocen, que producen, que comparten su pasión por esta bebida que como os hemos contado, nunca fue cosa de hombres.

En la edad media son las regiones de la actual Alemania, Bélgica, Holanda y República Checa donde se va a dar a la cerveza el espaldarazo definitivo. Tampoco debemos dejar fuera de esta lista de grandes “cerveceros modernos” a los ingleses, quienes desarrollaron su propia gama de estilos cerveceros, entre ellos las famosas IPAs. Para ordenar mejor estos años de evolución vamos a enumerar algunos personajes e hitos que nos llevarán al mundo cervecero actual:

  • Hildegarda de Bingen. La primera, y sí otra mujer cambiando la historia, fue Hildegarda de Bingen, abadesa de Rupertsberg, Alemania. Si bien no es quien inventó la cerveza, fue a la que se le ocurrió intentar mejorar muchas de sus características. Esta abadesa, gran conocedora del mundo botánico, introdujo el lúpulo y su agradable toque amargo en la ecuación. Normalizó su uso y estudió los beneficios que le aportaba. Por esto Hildegarda es una santa, y no en sentido figurado. Su compatriota Benedicto XVI la beatificó en 2012…todo queda en casa.
  • Abades y clérigos. Como vemos con el ejemplo de Hildegarda de Bingen, en esta Europa medieval, la cerveza estaba muy relacionada con los monjes y sus abadías. La vida tranquila del monasterio parece que cuadraba bien con la elaboración de cerveza y durante muchos años incluso tenían la exclusividad de su producción en muchas zonas. Aunque quién de verdad ordenó su producción y su comercialización fue Guillermo IV de Babiera con su Ley de Pureza o Reinheistgebot de 1516. En ella, se sentaban las bases de lo que se podía considerar cerveza y como elaborarla. Los únicos ingredientes podían ser agua, malta de cebada y lúpulo, aunque no tardarían en añadir el trigo y otros ingredientes que suelen acompañar a las cervezas de trigo como el cilantro. Al fin y al cabo, el cliente manda y los gustos por las cervezas de trigo ya estaban muy arraigados en estas regiones desde antes de la promulgación de la ley.

TOMADO DE FACEBOOK Y https://sabeer.es/quien-invento-la-cerveza/

 

A %d blogueros les gusta esto: